«Cada día que pasa nos hundimos un poco más»

C.M.
-

Los feriantes tuvieron que desmantelar sus atracciones en San José y lamentan la suspensión de San Pedro. Ya han advertido al Ayuntamiento de que no podrán estar en agosto en la ciudad al tener el calendario anual cerrado

Las barracas no se montarán este año durante las fiestas de San Pedro y San Pablo al haberse suspendido por la pandemia. - Foto: Jesús J. Matías

La economía de cerca de un centenar de familias de feriantes, muchas con residencia en Burgos y otras en ciudades cercanas, se ha visto muy resentida como consecuencia del estado de alarma. Tuvieron que desmontar sus atracciones ya instaladas en la Feria de San José y no vendrán en San Pedro, tras la suspensión de la fiestas anunciada por el Ayuntamiento. También ven complicado poder estar en agosto cuando se ha anunciado la realización de unos días de celebración al tener otros compromisos en el calendario. 

«La situación es muy mala para los feriantes. Vamos a ser de los últimos en arrancar. Los ayuntamientos están tomando decisiones muy adelantadas de suspender fiestas. Burgos lo anunció hace un mes. Entiendo que los ayuntamientos tienen que salvaguardarse pero nosotros no podemos realizar nuestra actividad y no sabemos cuando podremos arrancar», resume José Miguel Martín, uno de los habituales de los sampedros y que cuenta con coches de choques para menores y adultos. 

Algunos pudieron instalarse en Carnavales pero ya en San José no trabajaron por el estado de alarma y confiaban volver a montar sus atracciones en San Pedro pero no será así. «Cuando nos anunciaron que se suspendían las fiestas no pegó un bajón», aseguró. 

Y es que no solo en Burgos se han suspendido las celebraciones.  Palencia ha cancelado la feria de mayo y Aguilar de Campoo las de San Juan y San Pedro. «Vamos de mes en mes. Las perspectivas que tenemos son arrancar en agosto, que no sabemos si podremos, y ya solo nos quedaría septiembre y octubre, que es cuando cerramos el año».

Confían en que fiestas como las de Bilbao o Vitoria se desarrollen, así como las de Santander cuyos ayuntamientos todavía no se han pronunciado. «Dependerá de si la situación sanitaria va por el buen camino. Cada día que pasa nos vamos hundiendo un poco más pero no perdemos la esperanza; igual en septiembre o octubre podremos recuperarnos un poco». 

(Más información en la edición en papel de Diario de Burgos de este viernes)