La primera comercializadora de electricidad renovable de la región ya cuenta con 215 socios y cien contratos

L. Sierra (ICAL)
-

Energética Coop busca concienciar a la sociedad de que es necesario apostar por modelos sostenibles

Santiago Campos (i.), y Manuel Espinilla, dos de los socios de la cooperativa Energética. - Foto: Ricardo Ordóñez (ICAL)

Santiago Campos y Manuel Espinilla, socios y fundadores de ‘Energética Coop’, presentaron hoy en Burgos la cooperativa Energética, primera comercializadora en Castilla y León que provee a sus socios y clientes de electricidad renovable. Una alternativa “sostenible” y que ya cuenta con 215 socios y cien contratos en la Comunidad y que tiene el objetivo de instalarse en los hogares de los castellanoleoneses “de forma progresiva”.

Los creadores de esta cooperativa eléctrica, que apuesta únicamente por energía sostenible y no contaminante, explicaron los pormenores de un proyecto basado en una distribución de lo que ellos denominan “energía ética” cuya principal misión no es otra que la de “trabajar por un nuevo modelo energético basado en la sostenibilidad y el empoderamiento de la sociedad civil”.

“Producimos energía eléctrica basada en energía renovable en la cantidad que consumen nuestros socios”, indicaron los responsables de la empresa, que destacan que el proyecto “ha nacido en Castilla y León” pero tiene vocación expansiva y puede dar servicio a pymes o particulares que se encuentren en puntos externos a la región, como Galicia o Cantabria.

El funcionamiento de la cooperativa es similar al de cualquier distribuidora de energía eléctrica española, con el pequeño matiz que quien contrate con ‘Energética Coop’ garantice que su energía es sostenible. “Nosotros compramos un certificado que da cuenta de que nosotros invertimos en renovables”, aclararon los responsables, que dejaron claro que no se dan ni problemas de abastecimiento ni de otra naturaleza si alguien desea contratar sus servicios. “El servicio es el mismo”, añadieron.

Del mismo modo, a la hora de contratar “energía eléctrica limpia”, los usuarios no tiene que hacer ni cambios en el contador ni ningún tipo de obra porque “el funcionamiento es, a grandes líneas, el mismo que el que tienen en la actualidad con su compañía”, agregó Campos que destaca la simplicidad de la tramitación.

Cambio de modelo. Los creadores insisten en que “es necesario un cambio de modelo energético” y que esa idea es la que ha inspirado la creación de su negocio. Asimismo, desde la cooperativa sienten la necesidad de impulsar “estrategias de ahorro y eficiencia energética mediante tareas de formación, premiando un consumo responsable de energía”.

Cada socio o persona que desee formar parte de la cooperativa puede hacerlo mediante el pago de cien euros que se aportan al capital social. La primera cooperativa de esta naturaleza se creó en Cataluña hace cinco años y ya cuenta con 26.000 socios. “Es un movimiento que está en auge y ya somos diez en España”, finalizaron.