Bankinter abonará las pensiones cinco días antes de lo normal

Europa Press
-

La entidad adelanta a mañana el ingreso de las retribuciones para paliar el efecto del coronavirus en la economía de las familias. El banco ultima una serie de medidas financieras para ayudar a mitigar el impacto de la crisis en las empresas

La consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa. - Foto: BANKINTER

Bankinter ha decidido anticipar el pago de las pensiones a sus clientes a mañana, miércoles 25 de marzo, cinco días antes de lo habitual, con el fin de ayudar a mitigar el efecto del coronavirus en la economía de las familias.

La entidad realiza normalmente este abono el penúltimo día de cada mes, pero, en atención a la especial situación que ha provocado el coronavirus, ha tomado esta decisión para contribuir a facilitar el flujo financiero normal dentro de cada economía familiar.

De igual forma, el banco pone en marcha desde este martes nuevas medidas y facilidades crediticias para las empresas especialmente afectadas por la situación actual, como carencias en los préstamos para determinados clientes o post-financiación confirming.

Por otro lado, Bankinter está ultimando un programa de medidas para conceder facilidades crediticias y flexibilización en los pagos, con carencias y ampliación de plazo, a los clientes particulares que estén pasando dificultades por esta crisis.

Respecto a la moratoria hipotecaria, tanto las oficinas como los gestores a distancia del banco están ya informando sobre los procedimientos y documentación requerida para acceder a esta ayuda, según lo dispuesto en el Real Decreto Ley aprobado por el Gobierno.

Moratoria de las hipotecas

Los clientes afectados, que ya pueden solicitar la moratoria hipotecaria, podrán hacerlo hasta pasados quince días del fin de la vigencia del estado de alarma, procediendo el banco a su trámite en un plazo máximo de quince días, una vez presentada toda la documentación requerida.

Estas medidas se unen a las ya anunciadas el viernes pasado por el banco, entre las que se encuentra la posibilidad de que las empresas puedan destinar los préstamos preautorizados previstos para el pago de impuestos y seguros sociales a cualquier finalidad o que las compañías puedan incrementar o bien recolocar los límites no usados de la 'financiación multilínea'.