El consumo de combustibles cae en marzo un 37% sobre 2019

L.M.
-

El estado de alarma desde el día 14 ha provocado un abultado descenso del gasto de gasoil y gasolina en la provincia.Por contra, crece un 40% la adquisición de gasóleo para calefacción

Los transportistas son los únicos que pueden circular libremente entre provincias. - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

Desde el 14 de marzo y hasta nuevo aviso, España vive inmersa en un estado de alarma generado por la expansión de la COVID-19.La prohibición de salir a la calle sin motivo -ahora se ha flexibilizado en parte y se puede salir a pasear o hacer deporte- ha provocado que los burgaleses estén pasando más tiempo que nunca en sus casas.Las escapadas de fin de semana o el trabajo desde casa y no en la oficina han provocado que el volumen de tráfico se haya reducido considerablemente en comparación con cualquier otro mes reciente, lo que incide directamente en una bajada del consumo de combustibles fósiles:Gasoil y gasolina viven momentos complicados, con los precios a la baja y sin apenas clientes.En Burgos, según los datos de Cores, una corporación de derecho público tutelada por el Estado, la diferencia entre las toneladas de estos dos elementos entre marzo de 2020 y ese mismo periodo de 2019 es del 37%.
El último boletín cifra en 1.921 las toneladas de Gasolina 95 que se han consumido en la provincia en el tercer mes del año, mientras que si comparamos ese dato con el registrado en 2019, este alcanzó las 3.441.La diferencia es obvia, y se amplifica más si tomamos como referencia febrero de 2020, cuando se gastaron 2.848 toneladas. En cuanto al Gasóleo A, consumido por una gran multitud de coches y camiones, los únicos que han podido seguir ejerciendo su actividad profesional sin apenas restricciones de movimiento, su consumo fue en marzo de 2019 de 22.285 toneladas por las 14.363 de este último.Además, en febrero llegaron a las 16.489.
El descenso del consumo ha provocado también un desplome de los precios de ambos combustibles, y llenar hoy un depósito estándar cuesta una media de 15 euros menos que a principios del mes de enero. El coste de la gasolina ha caído un 15% y el del diésel un 22%, unos niveles no vistos desde el año 2016.
más tiempo en casa. El confinamiento, además, se ha notado en un repunte del consumo de Gasóleo C, el indicado para las calefacciones.Los registros del Cores indican que el pasado marzo se adquirieron 1.264 toneladas, números más propios del invierno, cuando se requiere más potencia, que de inicios de primavera, cuando su adquisición comienza a flojear hasta auparse de nuevo en octubre o noviembre.
Por comparar con el ejercicio pasado, en marzo de 2019 se quedó en 903 toneladas de GasóleoC, mientras que en febrero, mucho más frío, el consumo fue de 929 toneladas.