La ronda este avanza tras lograr la declaración ambiental

A. del Campo
-

El nuevo tramo de la circunvalación de Aranda concluirá en la N-I, junto al cruce de esta con la A-11, según el informe de la Junta

La ronda de Aranda se prolongará hasta la glorieta sur de la N-I. - Foto: DB

El desarrollo de la circunvalación de Aranda de Duero sigue avanzando dentro de su lento caminar. Tras años de estudios y esperas, la Consejería de Fomento ha concedido la declaración de impacto ambiental a la construcción del tramo de la ronda este-sur. El expediente de la Junta ha informado favorablemente, «a los solos efectos ambientales», el desarrollo de la alternativa tres de la vía. Este trazado arrancaría en la rotonda entre la BU-950 y la BU-925 (final de la actual ronda) y concluiría en la glorieta sur de la N-I, la que se sitúa entre el cruce de esta nacional con la A-11 y el paso cercano al ferrocarril.

La declaración de impacto ambiental da un giro a las últimas previsiones que había sobre la evolución de la ronda este-sur. Según el estudio informativo realizado por la propia Junta el pasado mes de junio, la alternativa mejor valorada era la uno, que se iniciaba en el mismo punto que la citada (la tres) pero concluía antes, en el cruce que se crearía con la N-122 poco después de pasar el Duero. Finalmente, la declaración ambiental no ha primado tanto el aspecto económico como el anterior estudio y dictamina que se realice la alternativa tres para el trazado, que suma casi tres kilómetros más de carretera para crear una nueva conexión entre la N-122 y la N-I.

Las razones del cambio de recorrido son medioambientales pero también funcionales. Según el informe publicado ayer en el Bocyl, se recogen alegaciones contrarias a la alternativa uno por pasar «a escasos metros de la ermita del Santo Cristo de Priorato» en Fresnillo. De esta forma, se considera la opción tres como la más adecuada al no coincidir con espacios de la Red Natura 2000, ni con zonas dedicadas a especies protegidas, ni zonas húmedas catalogadas...