Los abogados no creen que habilitar agosto calme el colapso

F.L.D.
-

Califican de "cortina de humo" la medida porque no resolverá los problemas que existen en justicia

Los abogados no creen que habilitar agosto calme el colapso - Foto: Alberto Rodrigo

"No es una cuestión de que no nos podamos ir de vacaciones, es que en 20 días hábiles no se van a solucionar todos los problemas que tiene la justicia". Esta es la postura que defienden a capa y espada los abogados tras conocer que el Ministerio ha decidido recoger el guante de la propuesta del Poder Judicial, en la que planteaban habilitar agosto como solución al aluvión de asuntos que pueden colapsar los juzgados en cuanto termine el estado de alarma. El decano del Colegio de Abogados de Burgos, Guillermo Plaza, trasladó hace un par de días este alegato a sus homólogos del resto de España, que obviamente están en el mismo lado, al igual que los procuradores. 

Ambos colectivos advirtieron, desde que la medida se puso encima de la mesa, de que los juzgados no van a funcionar al cien por cien en agosto aunque se habiliten del 10 al 30. "Esto no implica que los funcionarios y jueces vayan a estar trabajando, porque ellos tienen su derecho a vacaciones", puntualiza Plaza, quien recuerda que la propuesta de los abogados y de los procuradores era "descansar ese mes para que en junio, julio y septiembre se rindiese de verdad". 

Visto que a Justicia le ha seducido más lo planteado por los jueces, los letrados consideran que el Ministerio ha optado por pegar una patada hacia delante y generar una "cortina de humo" que en nada va a resolver los problemas que ya tenían los juzgados, especialmente jurisdicciones muy concretas como Civil o Social, antes de que llegase la pandemia. 

"La discusión se deriva hacia la habilidad del mes de agosto, pero no se habla en ningún momento de las carencias que ha habido y que se van a agravar en los próximos meses", subraya el decano de los abogados burgaleses. A esto hay que añadir que, en la actualidad, los funcionarios tramitadores que acuden a los juzgados podrían no superar el 10%, básicamente porque no se les ha dado medidas para que puedan volver al trabajo, como ya han denunciado los sindicatos en numerosas ocasiones. Esto ya está provocando un gran colapso. 

Por otro lado, y esto es algo que ha reclamado la jueza decana hace unos días, aún no existe un plan para estructurar los órganos de justicia de manera segura para evitar los contagios. Esto significa que, por ejemplo, aún no hay directrices claras de cómo preparar una sala de vistas para la celebración de un juicio con testigos y acusados. "Están desviando el debate a la habilitación del mes de agosto para ocultar los problemas reales que se avecinan", recalca Plaza. 

Y es que hay algunos planteamientos que han ido surgiendo en las últimas semanas, como la utilización de medios telemáticos y de videoconferencia para la toma de declaraciones, pero no aún no se han definido y en ocasiones se antojan imposibles de ejecutar. Los letrados se preguntan si es viable celebrar juicios con testigos con este tipo de distancias. "¿Dónde metes a esta persona, a un perito? ¿Cómo se controla la seguridad jurídica y se corrobora que no está recibiendo instrucciones o está siendo coaccionado?", se pregunta el decano al tiempo que reclama una mayor concreción por parte del Ministerio. 

Todas estas cuestiones no solo se reducen a los juzgados de la capital, sino a los del resto de la provincia. En este sentido, la realidad de cada uno de los edificios, con sus instalaciones y medios técnicos son diferentes en Salas de los Infantes, Miranda o Aranda. "Solo se han acordado medidas inefectivas y que han desviado el verdadero debate, que es cómo vamos a solucionar la que se nos viene encima", sentencia Plaza.