Silos explica por qué debería ser Patrimonio de la Humanidad

H.J.
-

La comunidad benedictina votará su apoyo a la posible candidatura ante la Unesco cuando disponga de un informe con pros y contras mientras el Ayuntamiento se entusiasma con un proyecto "a largo plazo"

Santo Domingo de Silos, cuyo paisaje domina el monasterio. - Foto: f2 estudio

Si le dejan a solas con los señores de la Unesco, Emeterio Martín sería capaz de convencerles en cinco minutos de que su pueblo debiera ser declarado como Patrimonio de la Humanidad. El alcalde de Santo Domingo de Silos, entusiasta defensor de la localidad, no tiene ninguna duda de que merecería semejante honor y dispara una batería de razones por las que podría ser reconocida, algo que ya se intentó tímidamente en 2009 y que la Fundación Silos va a retomar con paso lento pero firme.

A finales de noviembre, en la reunión anual de su Patronato, anunciaron la elaboración de un informe detallado que analizará las virtudes de la candidatura, los trámites necesarios para alcanzar el éxito, las ventajas que traería e incluso los inconvenientes que también puede conllevar para los principales afectados, entre los que se encuentra principalmente el monasterio benedictino cuyo claustro es una de las joyas del románico europeo.

Porque Martín, igual que tiene muy claro que "Silos es un lugar único y con infinidad de argumentos para ser Patrimonio de la Humanidad", advierte con la misma firmeza que todo se hará "siempre y cuando los monjes estén de acuerdo, porque lo que sea bueno para ellos será bueno para los demás". El marchamo internacional garantizaría la protección de los valores del entorno, pero también podría conllevar una presión turística ante la que los religiosos se muestran inquietos.

El abad del monasterio, dom Lorenzo Maté, recuerda que están "a la espera de informes" y añade que "de momento no podemos valorar nada más" porque necesitan conocer "los beneficios y las cargas" que la declaración conllevaría. Cuando los documentos estén listos "lo votaremos en comunidad, porque lo que nos afecta a todos lo decidimos entre todos", subraya Maté citando la regla de San Benito.

Ese trabajo de documentación y análisis previo depende directamente de la Fundación Silos,cuya directora, Mónica Rodríguez, también es muy cauta. "Será una labor de muchos meses, que necesita muchas horas de trabajo y valoraremos cómo podría afectar la declaración de Patrimonio de la Humanidad partiendo de las experiencias de otras comunidades religiosas, porque poner un foco así podría ser estresante para ellos".

La elaboración del dossier previo a la candidatura ni siquiera se ha iniciado y se desarrollará con calma, algo que también asume el alcalde de Silos. "Es algo para el medio o el largo plazo. Cada país suele presentar dos o tres candidaturas al año y antes habrá que convencer a la Junta de que opte por Silos frente a posibles aspirantes en otras provincias", apunta Emeterio Martín, de cuyas palabras se deduce que sería un camino de varios años y no solo de varios meses.