Hoz de Valdivielso reconstruirá la bóveda de su ermita

A.C.
-
Hoz de Valdivielso reconstruirá la bóveda de su ermita

El alcalde, José Manuel García, dice que quitó la cúpula y abrió un gran hueco en la fachada «para evitar accidentes» y que su intención es la de convertir la ermita en un centro cultural, a pesar del aspecto de nave agrícola que ha tomado.

«Durante la obra tomé la decisión de quitar la bóveda, porque era un peligro y si hay un accidente el problema iba a ser para el pueblo, que somos los propietarios», asegura el alcalde pedáneo de Hoz de Valdivielso, José Manuel García Ruiz, para añadir que en una próxima fase la va «a reconstruir con las mismas piedras» y calificar la polémica suscitada por la cuestionada reforma y su publicación en DB como «una vergüenza».

La ermita de San Roque, que ahora más bien parece que vaya a tener usos agrícolas por el enorme vano realizado en su fachada, con forma de portón, se convertirá en el «centro cultural San Roque», según José Manuel García, quien sostiene que todas las decisiones fueron tomadas por él y, en ningún caso por la constructora del teniente alcalde del PP, Óscar Palencia, que ejecutó lo que el pedáneo solicitó.

Para explicar por qué se abrió un hueco de grandes dimensiones en la fachada de un edificio con «protección integral», el alcalde de Hoz vuelve a utilizar el argumento del peligro que suponía, en este caso, el mal estado de la fachada «con grietas enormes». García defiende que «la fachada se estaba hundiendo» y avanza que su propuesta es que la puerta tenga forma de arco. No obstante, la solución arquitectónica para resolver el derribo de la mayor parte de la fachada de la ermita, será presentada por el arquitecto municipal ante Patrimonio, que tendrá la última palabra.

El alcalde de Hoz afirma que, si la ermita tiene ahora el aspecto de una nave es porque lleva «un mes esperando a que el arquitecto me  mande el diseño de la puerta». Su propuesta es que la mitad de la puerta sea de madera o forja y la otra mitad esté acristalada, lo que permitiría una gran entrada de luz natural en el edificio, que apenas tiene dos pequeñas ventanas en la zona del altar y grandes muros ciegos. No obstante, el alcalde de la Merindad de Valdivielso, Jesús Arce, opina que «tenía que haber dejado la puerta que estaba y ahora tendrá que ejecutar una propia de ermita». El informe del arquitecto municipal realizado a petición del grupo de gobierno también destaca como el hueco «resulta desproporcionado».

será centro cultural. Juntos por Valdivielso fue más allá en sus criticas, al considera que convertir la ermita en casa de concejo y centro cultural «no es factible, al estar a 2 kilómetros del pueblo sin luz ni agua».

Frente a estas palabras, el alcalde pedáneo reduce esta distancia a «500 metros desde la última casa habitada» y añade que «tiene luz y agua a la puerta». José Manuel García, del PP, sostiene que si la obra la ha ejecutado la empresa del teniente alcalde del PP en el Ayuntamiento, es «porque es el mejor constructor de Valdivielso» y no por su afinidad política. Además, manifiesta que la constructora ha hecho la obra con un presupuesto de 18.000 euros, «muy por debajo de su coste real».

El alcalde de Hoz lamenta que «para una sola vez que nos dan un duro del Ayuntamiento en 40 años, pase esto y nos critiquen cuando la ermita llevaba 30 años hundida y ahora se va a restaurar». García afirma que su intención es habilitar un despacho para la pedanía en la zona del antiguo altar y una sala diáfana con barra y mesas y sillas, en el resto del edificio, para facilitar un lugar de encuentro y realización de actividades para los vecinos.