La recaudación por los servicios fúnebres crecerá un 11%

L.M.
-

El incremento de las defunciones por la crisis sanitaria hace que el Consistorio estime un alza de los ingresos por la tasa que grava los enterramientos. Hace 3 meses se esperaba obtener 80.000 euros menos

Las despedidas de los seres queridos están siendo especialmente tristes por solitarias en estas fechas. - Foto: Luis López Araico

Nunca antes ingresar más dinero pudo resultar más doloroso. Mientras la recaudación del Ayuntamiento cae en picado por la paralización de diversos servicios o por el frenazo de la actividad económica y la Concejalía de Hacienda rebaja de manera generalizada sus previsiones de ingresos, en el caso de la tasa que grava la prestación de servicios fúnebres en el Cementerio Municipal de San José ocurre todo lo contrario y se estima que el Consistorio percibirá este ejercicio un 11% más respecto a los cálculos que se realizaron en el anterior borrador del Presupuesto.
 Las nuevas estimaciones pronostican que el Ayuntamiento podría ingresar 780.000 euros de esta tasa frente a los 700.000 que se pronosticaban inicialmente. El incremento en el número de fallecimientos por la crisis sanitaria del coronavirus es lo que explicaría este indeseado repunte.
En la Ordenanza Fiscal 208 se determinan todas los precios que cobra el Ayuntamiento por el entierro.Así, por ejemplo, por una inhumación se debe de pagar 260 euros. Eso sí, a estas cantidades se suman montajes y desmontajes de sepulturas o lápidas o incluso concesiones a 75 años por un nicho (1.419 euros), por una sepultura urbanizada (también 1.419 euros), por una sepultura con cripta (3.955) o por un panteón (9.378).
A esta factura hay que sumarle también las tarifas que cobran las funerarias por el resto de servicios para la despedida del difunto.
Existen tres grupos de personas que están exentas de pagar al Ayuntamiento las tasas que se derivan de los servicios fúnebres: las que no tienen ingresos superiores a la pensión no contributiva en vigor, las que tienen carencia de bienes y quienes no disponen de familiares con obligaciones según marca el Código Civil.
Estos caso son excepcionales ya que el Consistorio apenas costea cada año una media de tres o cuatro entierros de este tipo.