Mejorar los paseos de Fuentes Blancas requiere 800.000 euros

C.M.
-

También se actuará en el carril bici. El proyecto precisa de una autorización excepcional al tener protección forestal

Los caminos están muy deteriorados al no haberse actuado en ellos desde hace veinte años. - Foto: Luis López Araico

El parque de Fuentes Blancas, uno de los principales pulmones verdes de la ciudad, necesita afrontar una segunda fase de remodelación que afectará principalmente a la mejora de los paseos y el carril bici entre el puente del río Arlanzón y la carretera BU-800  sobre los que no se actuaba desde hace 20 años. 
Las actuaciones proyectadas, con un presupuesto superior a las 800.000 euros y un plazo de ejecución de cinco meses, consistirán en la pavimentación de las zonas peatonales, bien mediante aglomerado o zahorra y de las vías ciclistas mediante aglomerado coloreado. Está previsto colocar un sistema antiraíces en los laterales de las sendas para evitar que su crecimiento deteriore los pavimentos.
En cuanto al arbolado, se talarán 17 árboles que estén en mal estado dentro del perímetro de la actuación (uno de ellos en mitad del carril bici) y se harán podas para garantizar la seguridad de los usuarios del parque. 
Paralelamente se acondicionarán los 164  aparcamientos en línea a la  carretera BU-800, que es de la Junta de Castilla y León, mediante zahorra artificial y se renovará la talanquera. Se establecerán dos pasos de peatones para garantizar sus seguridad y se mejorará la accesibilidad de la parada de autobús. 
También se cambiará el mobiliario urbano por otro más moderno, especialmente los cenadores rústicos ubicados en la zona anexa a la ejecutada en año pasado, y se arreglarán los que están en mal estado de conservación. Se colocarán 22 bancos, 17 mesas de pic nic y 22 papeleras 
El Ayuntamiento ha sacado a información pública la autorización de uso excepcional del suelo rústico para poder ejecutar el proyecto.    Según explicó el concejal de Fomento, Daniel Garabito, la obligatoriedad de dar este paso obedece a que las actuaciones proyectadas se desarrollan  dentro de suelos rústicos con protección natural forestal, de cauces de riberas y cultural derivada del entorno de la Cartuja y no estarían permitidos. 
Desde Fomento se considera acertado este uso excepcional, dado que de lo contrario no se podrían llevar a cabo las pavimentaciones que figuran en el proyecto ni nuevas edificaciones pero sí de consolidación o reforma. En este sentido no podrían colocar nuevos cenadores, solo consolidar los existentes. Sin embargo, el proyecto, solo realizará la consolidación y reparación de las infraestructuras existentes y sin alteraciones significativas del terreno.