Aquí yace Artillería

F.L.D.-J.M.
-

La Junta remite el informe ambiental favorable para la transformación del antiguo parque al tiempo que la promotora Edificio Plata 3 culmina los trabajos de derribo tras poco más de un mes de obras

El edificio más próximo a la calle Santa Bárbara fue el último en caer esta semana. - Foto: Patricia

Parecía que la continua contienda política sería interminable y que el Parque de Artillería estaba condenado a vivir en el abandono. Hace un par de años, un proyecto arrojó luz y comenzó a trazar con tiento un futuro diferente al militar. Hoy, el antiguo acuartelamiento ya es historia. Los trabajos de derribo han concluido según lo previsto y antes de llegar al mes de marzo ha caído el último de los edificios que quedaba en pie, el más próximo a la calle Santa Bárbara. En este emblemático terreno solo quedan toneladas de escombros que su propietaria, la promotora Edificio Plata 3, deberá retirar en los próximos meses para trasladarlos a la planta de machaqueo y reutilizarlos en la futura urbanización. Los proyectos de los inmuebles que se levantarán dentro de poco también avanzan a buen ritmo y cada vez falta menos para que este antiguo emplazamiento del Ejército entregue el testigo a 337 viviendas de las cuáles la mitad serán de protección oficial.

No hace falta rebuscar en la memoria para recordar imágenes de militares maniobrando en el antiguo Parque de Artillería. Incluso algunos efectivos jóvenes que ahora trabajan en la base de Castrillo del Val aseguran haber pisado las instalaciones que el Ejército ubicó en la calle de su patrona, Santa Bárbara, allá por 1957. Casi 50 años después, en 2002, pasó a convertirse en un compendio de edificios que servían de almacenes y patio de ejercicios y prácticas puntuales. 
Eran 47.000 metros cuadrados que el Ministerio de Defensa vendió en 2018 por 13,1 millones de euros. No fue una operación sencilla, ni mucho menos. Ni siquiera cuando parecía que una oferta de la mercantil Riodaser lograba incluso poner de acuerdo a PP y PSOE para dar viabilidad a un proyecto de vivienda protegida que permitiera la construcción de un parque, el futuro del antiguo acuartelamiento parecía seguro. La empresa propietaria no cumplió los plazos de pago y el solar volvió a salir a la venta. 
El resto de la historia es más reciente. Edificio Plata 3 se llevó finalmente el gato al agua, no sin que la ‘casi propietaria’ peleara en los tribunales hasta el último suspiro. La nueva promotora también presentó un proyecto que convenció a los principales partidos políticos porque, aunque reducía la oferta de vivienda protegida hasta la mitad, mantenía la idea de dar cabida a un parque de 12.000 metros cuadrados, cumpliendo a medias ese sueño del PSOE de que Artillería se convirtiese en un pulmón verde en el corazón de Gamonal. 

En octubre, el Ayuntamiento dio luz verde al estudio de detalle y a principios de 2020 comenzó el derribo de los edificios. Poco a poco fueron cayendo los últimos vestigios de Artillería y la empresa estima que, una vez se retiren todos los escombros, en mayo aquel parque histórico militar será un erial al que empezará a dar forma una vez que le den luz verde los informes pertinentes.

La Junta remite el informe ambiental favorable para la transformación de Artillería. Al tiempo que la demolición del antiguo parque de Artillería entraba en su fase final, la tramitación para la construcción de 337 viviendas en este rincón de la ciudad sigue avanzando en paralelo. Esta semana ha llegado al Ayuntamiento de la capital, procedente de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, el informe ambiental favorable que permitirá aprobar, de manera definitiva, el estudio de detalle sobre la ordenación de los volúmenes de la parcela. 

Con este paso, en las próximas semanas se dictaminará en la Gerencia de Fomento el estudio de detalle y es probable que ya en el Pleno del próximo mes de marzo pueda aprobarse de manera definitiva. A partir de ahí se abrirá el camino para que la promotora presente los proyectos básicos y de ejecución. En otras palabras, que pueda solicitar ya las preceptivas licencias para poder iniciar las obras.

La actuación prevé ejecutar lo establecido en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) aunque con algunas mejoras. Se levantarán 337 viviendas, de las que 168 serán libres y 168 de protección oficial ( VPO),  lo que obliga a separar unas promociones de otras. 

Habrá una urbanización privada en forma de U que albergará todas las viviendas libres, mientras que las VPO quedarán repartidas en tres bloques diferentes, uno de ellos con 11 pisos de altura (los mismos que tienen los edificios de Juan XXIII).

Eso mermará el espacio destinado a urbanizar un parque de grandes dimensiones, que aun así seguirá siendo muy superior al que estaban obligados a hacer. En su planteamiento anterior, la promotora diseñaba una zona verde de 16.442 metros cuadrados. Ahora, al tener que separar los edificios, tendrá 12.191, mientras que el PGOU obliga a hacerlo de 7.200. Tendrá, por tanto, 5.000 metros más de lo necesario.
Al parecer, la demanda de viviendas está superando las expectativas.