Montefibre recibe el Reindus y pone fin al ERTE

R.C.
-

El Ministerio ha aportado 5,6 millones al proceso de transformación de la planta a la fibra de carbono. La previsión de la compañía apunta a comenzar a producir el próximo verano

Montefibre recibe el Reindus y pone fin al ERTE

Montefibre ha puesto fin al expediente de suspensión colectiva de contratos (ERTE) aplicado durante el último año a parte de la plantilla,  por lo que la empresa ha recuperado la normalidad laboral. Sin embargo a lo largo de este tiempo el número de trabajadores se ha visto reducido debido a que 25 han solicitado permisos extraordinarios, por lo que la cifra de empleados en planta ronda actualmente las 110 personas.  
El expediente de empleo  se aplicó ante la necesidad de transformar las instalaciones para producir fibra de carbono, proceso que no se finalizará hasta mediados del próximo ejercicio, lo que genera cierta incertidumbre entre la plantilla ante el temor de que en unos meses se pueda plantear otro expediente. Desde Montefibre se niega tajantemente que exista intención de aplicar en un futuro una medida de este tipo ya que serán los trabajadores quienes lleven a cabo gran parte de la adaptación. «La mayoría lo hacemos con tecnología propia porque le damos mucha importancia a que nuestro personal se familiarice con la maquinaria», asegura el director de inversiones de la compañía, Juan Miguel Joaquim. 
El proceso de transformación sufrirá a partir de ahora un fuerte impulso ya que Montefibre ha recibido los 5,6 millones del Plan Reindus. La aportación de la administración pública es vital para avanzar aunque se ha materializado un poco más tarde de lo que la empresa tenía previsto, lo que ha obligado a modificar el calendario a medio plazo. Si inicialamente se esperaba que las máquinas echaran a andar en mayo, ahora parece improbable que puedan hacerlo antes de verano. «Para julio o agosto creemos que estará todo listo», apunta Joaquim. 
Además la firma está obligada a buscar otras fuentes de financiación  para completar la aportación del Ministerio, por lo que durante los últimos meses se vienen manteniendo contactos con inversores interesados en participar en Montefibre con el objetivo de que se sumen al proyecto. Sin embargo Joaquim asegura que ahora mismo encontrar socios no es lo prioritario sino que los esfuerzos están centrados en captar clientes y en definir el producto. En este sentido se están enviando muestras de la línea experimental a mercados tan diversos como Rusia, China o Estados Unidos. (Más información en edición impresa)