Un convenio que no compensa el trabajo de los jornaleros

ADRIÁN DEL CAMPO
-

Los sindicatos apuntan que en muchos casos no se respeta el salario fijado y piden insertar a migrantes en situación irregular ante la falta de temporeros

Un convenio que no compensa el trabajo de los jornaleros - Foto: S.R.

En un momento en el que el paro, los ERTES y la incertidumbre económica asolan a muchas familias del país, resulta paradójico que simultáneamente la Ribera del Duero necesite más de un millar de trabajadores en menos de un mes para la poda de los viñedos y no los encuentre. Tras ser instados a dar una explicación a esta realidad, los sindicatos reconocen que el convenio agropecuario provincial no se ajusta a la dureza y el valor del trabajo realizado por los jornaleros. Quizá ahí se encuentre la razón de que solo los más vulnerables accedan a estas labores y de que más del 90% de los contratados en cada campaña de poda o vendimia en la Ribera sean extranjeros.

"Los salarios son bajos si se ponen en contraste con la carga y dureza del trabajo, además de ser trabajos de carácter temporal. Podríamos decir que no se ajusta el convenio al valor del trabajo", declaran en la Federación de Industria de CCOO de Burgos, de quién dependen los trabajadores del campo. En el propio sindicato matizan que el convenio "se ajusta a una negociación colectiva complicada que se lleva a cabo con las organizaciones agrarias, unas organizaciones que representan principalmente a cientos de pequeños agricultores. Es un sector con una muy baja representación sindical".

Por su parte, la secretaria comarcal de UGT en Aranda, Sonia González, declara que "a pesar de que el convenio agropecuario de Burgos supera en más de mil euros anuales la cuantía del salario mínimo interprofesional en cómputo anual, no refleja la dureza de estos trabajos". "Quienes hace unos meses se llevaban las manos a la cabeza por incrementar el salario mínimo a 950 euros mensuales, son los mismos que ahora exigen soluciones al Gobierno. Las circunstancias actuales deben servirnos para valorar social y económicamente estos trabajos. Las personas que los desarrollan forman parte de este colectivo que denominamos esencial e imprescindible", asevera la secretaria comarcal de UGT.

Si según los sindicatos los salarios que perciben los temporeros en los viñedos de la Ribera del Duero ya son bajos de por sí en relación a la labor realizada, la situación se agrava cuando se cometen irregularidades y se pagan las jornadas por debajo del mínimo fijado por ley.  "Tenemos constancia de que en numerosas ocasiones se deja de cumplir el convenio", declaran en CCOO. "Somos conscientes de que existen incumplimientos en materia de contratación, jornada y salarios", reinciden en UGT.

Ambos sindicatos afirman que todos los abusos detectados son denunciados y se reafirman en su compromiso de perseguir a los infractores. "Lamentablemente estas conductas seguirán produciéndose y por tanto vamos a seguir insistiendo. El compromiso de todos los actores sociales y las distintas administraciones es dar continuidad a los planes de vigilancia. No vamos a cejar en el empeño de una regulación y aplicación correcta de la ley en este sector", sentencian desde CCOO.

Respecto a las medidas puestas en marcha por el Gobierno de España para paliar la falta de temporeros que sufren distintas zonas agrícolas del país, en UGT piden "dar un paso más" y "buscar una fórmula para insertar en el mercado laboral a aquellas personas migrantes en situación irregular y trabajando por tanto en la economía sumergida, que demuestren un arraigo en nuestro país para regularizar su situación". Mientras, CCOO apunta que "las medidas activadas pueden resultar efectivas. La norma establece que se podrá contratar a desempleados, autónomos en cese de actividad, quienes estén en ERTE, quienes cobren subsidios u otro tipo de ayudas...".