Burgos ya supera el umbral que indica riesgo «moderado»

G.G.U.
-

La tasa de contagio por cada 100.000 habitantes en los últimos siete días es superior a 20. Ayer se declararon tres brotes más en la capital, por lo que hay 8 focos en la provincia con 61 afectados

La mascarilla ya es un complemento generalizado, a pesar del calor de estos días. - Foto: Daniel Canas

Julio terminó ayer con una tasa de contagio por cada 100.000 habitantes en los últimos siete días de 22,8 en la provincia, lo que significa que ya se ha pasado de un nivel de riesgo de transmisión del SARS-CoV-2 «bajo» a otro «moderado» (entre 20 y 50 infecciones por cada 100.000 habitantes en una semana). Entre el viernes 24 y el 31 se ha producido un incremento de siete puntos en esta tasa, de la que los epidemiólogos y expertos en salud pública se sirven para analizar la evolución de la pandemia y hacer recomendaciones acordes a la situación. El salto se explica, sobre todo, por el aumento de los casos ‘sueltos’ (45 sobre 81 notificados en ese período), en los que no hay o no es posible encontrar nexos con otros, porque ya no se puede trazar la cadena de contagios.
Si este último supuesto se generalizara, la situación volvería a parecerse a la del pasado marzo, cuando era imposible determinar y delimitar los focos de contagio y hubo que decretar un confinamiento masivo. Ahora la trazabilidad se sigue haciendo, aunque cada vez con más dificultades por el progresivo incremento de casos, pero fuentes oficiales indicaron ayer a este periódico que la Consejería de Sanidad no tiene previsto contratar más ‘rastreadores’ para Burgos. A este cometido se dedican unos cien profesionales, la mayoría de Atención Primaria y en la mitad de los casos con dedicación plena para hacer estudios de contactos y seguimiento al entorno próximo de cada persona que da positivo. Se hace en colaboración con el servicio de Epidemiología de la Junta, cuyos especialistas determinan si hay vínculo entre unos y otros para poder declarar un brote de coronavirus y aislar a los afectados. En las residencias de ancianos y de personas con discapacidad basta un contagio para la declaración, pero fuera de ese ámbito debe haber un mínimo de tres casos asociados.

[más información en la edición impresa]