scorecardresearch

Piden otra área de autocaravanas en Aranda con 25 plazas

L.N.
-

La capital ribereña acoge una quedada nacional, junto a la estación, en la que participan 75 vehículos

José Carlos, procedente de Coslada (Madrid), disfrutó de Aranda de Duero en el encuentro celebrado durante el puente. - Foto: L. Núñez

El boom de las autocaravanas continúa al alza, especialmente desde que estalló la pandemia. Sin ir más lejos, Aranda de Duero ha acogido durante el puente de El Pilar una quedada nacional en la que se han dado cita alrededor de 75 vehículos. Dado que las 12 plazas habilitadas durante todo el año en el aparcamiento de la Quinta Julia se quedaban escasas, desde la asociación Clásicos de Aranda, fundada en 2015, gestionaron los permisos con el Ayuntamiento para instalarse en uno de los laterales de la estación de autobuses. 

Su presidente, Josete Medrano, agradece al Consistorio que les haya facilitado este encuentro, promovido también por el grupo de 'Adictos a las autocaravanas', en la capital ribereña, hasta donde se ha desplazado gente de Mallorca, Murcia, Lérida, Barcelona, Jaén, Bilbao, Santander, Valladolid o Madrid. No obstante, más allá de este evento y para atender la creciente demanda, desde la asociación solicitan al Ayuntamiento arandino que habilite otra área de autocaravanas con más espacio. Según sus cálculos, lo ideal sería entre 25 y 35 plazas de aparcamiento. 

En la Quinta Julia los autocaravanistas disponen de un servicio de vaciado de aguas grises, aguas negras y llenado de agua limpia. "Ahí tenemos cubierto lo básico, es un espacio agradable. El único inconveniente es que se ha quedado pequeño", advierte Medrano. De ahí su petición de crear otra zona, que incluya baños y duchas, que podría ser de pago. Esta dotación, a su juicio, permitiría atraer un mayor turismo de calidad. 

En cuanto al lugar para esta posible nueva zona, el presidente de Clásicos de Aranda se decanta por emplazamientos lo más céntricos posible. El de estos días ha resultado ideal por ubicarse a apenas cinco minutos andando del casco histórico, hasta donde se desplazaron los visitantes para conocer las bodegas subterráneas y realizar catas de vinos, y también porque al no haber demasiados vecinos en la zona no se generan molestias en el sentido de que no se impide a los residentes que aparquen a la puerta de sus casas. Otro argumento tiene que ver con la seguridad: "Igual que el número de matriculaciones de autocaravanas ha aumentado un 300%, también ha crecido el número de robos, por lo que no es aconsejable crear áreas en descampados alejados", sostiene. 

Por ahora han mantenido conversaciones con la alcaldesa, Raquel González, que les ha trasladado que estudiarán el tema. En la actualidad, ningún pueblo de la Ribera dispone de área para autocaravanas. Los más cercanos son Lerma y Huerta de Rey. 

Asimismo, Medrano adelanta que han establecido una serie de contactos para formar una asociación de autocaravanistas arandinos ya que, según sus cálculos, hay 30 particulares con autocaravana que querrían sumarse. Próximamente celebrarán una reunión.