Las horas perdidas en atascos en la AP-1 se disparan

I. ELICES
-

En 2019 se multiplicaron por 40. Un informe de la DGT concluye que los domingos del verano los kilómetros de retenciones se elevaron un 1.000%

Las horas perdidas en atascos en la AP-1 se disparan - Foto: Alberto Rodrigo

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha tomado la decisión de restringir la circulación de camiones en la AP-1 en los domingos del verano con argumentos muy sólidos. El departamento que dirige Pere Navarro elaboró a lo largo de 2019 un informe demoledor sobre los efectos del aumento de los vehículos que usan la doble vía tras su liberalización el 1 de diciembre de 2018. Tras recabar un sinnúmero de datos, el documento analiza cinco parámetros concretos que revelan el impacto del fin del peaje sobre la densidad del tráfico en las fechas clave de la época estival. El más llamativo es el del tiempo que los usuarios de la infraestructura estuvieron parados por culpa de un atasco, nada menos de 30 horas en los 11 domingos del verano de 2019 (julio, agosto y dos de septiembre) analizados, cuando en esas mismas jornadas de 2018 ese tiempo fue solo de 46 minutos, lo que revela un  incremento porcentual del 4.000%.

Pero vayamos por orden. Los puntos de la AP-1 que miden su aforo detectaron que durante los domingos del verano pasado se movieron en sentido norte por la doble vía un total de 264.000 vehículos, un número que supone un 25% más de los 212.000 que pasaron en las mismas fechas del año anterior. El informe discrimina entre turismos y tráilers y resulta que la cifra de camiones que utilizó la autopista se multiplicó por cuatro, al pasar de 6.300 en 2018 a 24.900 en el primer año de liberalización de la infraestructura.

Con estos números resulta del todo lógico que la autopista se colapsara con frecuencia en las jornadas de regreso de vacaciones hacia el norte de España y Europa. La DGT también pone cifras a los atascos en el dossier al que ha tenido acceso este periódico. En primer término mide y compara su longitud. Si en los domingos estivales de 2018 las colas de vehículos se extendieron en una distancia de 13 kilómetros, en los de 2019 se alcanzaron los 123, cerca de diez veces más. ¿Y en tiempo perdido para los usuarios de la doble vía, en qué se tradujeron esas retenciones kilométricas? En que, como ya se ha mencionado, el año pasado perdieron 30 horas hasta que se descongestionó el tráfico, cuando en las mismas fechas del año anterior solo fueron 46 minutos, 40 veces menos.

Y en cuanto a los motivos que provocaron los atascos, la DGT también emite su dictamen. En el 70% de los casos se debió a la propia densidad del tráfico y en el 30% a accidentes de tráfico de escasa importancia. Hay que decir en los días ‘conflictivos’ de 2018 se produjeron dos siniestros, mientras que en las mismas fechas del anterior ejercicio hubo que lamentar 9, a causa sobre todo de la gran cantidad de vehículos que circularon por la AP-1.

[Más información, en la edición de papel de este jueves de Diario de Burgos]