Un cartel de lujo para homenajear a los 'Ángeles'

LETIZIA ORTIZ
-

La temporada burgalesa arranca mañana en la plaza de Aranda con un festival lleno de atractivos que servirá como merecido reconocimiento a los médicos taurinos

Morante de la Puebla llega a Aranda después dejar una actuación plena de torería el pasado martes en Ciudad Rodrigo. - Foto: José Vicente (ICAL)

Cuando aún no ha acabado el mes de febrero, clarines y timbales volverán a sonar en la provincia. Más pronto que nunca arranca este año la temporada burgalesa y lo hace, además, en un sitio poco habitual para el estreno: Aranda de Duero. El coso ribereño acoge mañana un atractivo festival que, más allá del interesante cartel, destaca por la causa a la que está dedicado: homenajear a los llamados Ángeles del toreo, los médicos taurinos. Así, el dinero recaudado en este festejo irá a parar a la Sociedad Española de Cirugía Taurina, que lo utilizará para organizar más cursos de especialización en esta disciplina, implantar el temario taurino en más universidades españolas y formar a las futuras generaciones de profesionales que se convertirán en esos salvadores que cada campaña hacen milagros en las plazas de toda la piel de toro. 

"Después de un año muy duro en lo que a cornadas graves se refiere, era el momento de hacer este festival para reconocer el trabajo de los profesionales sanitarios. Creo que, además, los percances han sensibilizado aún más a la gente", comentaba esta misma en el programa taurino El Albero el presidente de Tauroemoción, Alberto García. La joven empresa, que rige también el destino de la plaza de Burgos, ha sido la que ha dado el paso adelante para organizar este festejo que, en principio, se iba a anunciar en el madrileño Palacio de Vistalegre, pero que, por suerte para la afición burgalesa, acabará celebrándose en el coso de La Ribera.

'Bajada de peñas'. Una plaza de Aranda que presentará sus mejores galas, peñas incluidas. De hecho, varias agrupaciones ribereñas ya han confirmado su presencia en los tendidos y pondrán también el broche de oro a la jornada con la tradicional Bajada de las peñas que, como ocurre en las fiestas de septiembre, llenará las calles de la localidad de alegría y color. Asimismo, se espera la presencia  de peñistas burgaleses a través de la Federación de Fajas, Blusas y Corpiños, que ha querido participar en el homenaje a los médicos taurinos.

La tarde en Aranda la abrirá Morante de la Puebla, que viene de dejar su personalísimo sello en otro festival, el tradicional de Ciudad Rodrigo. Pieza destacada de los abonos de Sevilla y Madrid este año, el cigarrero siempre es un diestro esperado por el público. También en el Carnaval del Toro mirobrigense triunfó José María Manzanares, otro de los matadores llamados a liderar la campaña con su regreso a Madrid. Les sigue en el cartel Cayetano, quien el pasado año logró abrir la Puerta Grande de dos plazas de primera categoría: Pamplona y Málaga. El dinástico diestro arrancó la temporada hace unos días en un festival en la vallisoletana plaza de La Flecha. En esa cita estuvo también Emilio de Justo, uno de los nombres señalados en los dos últimos cursos y que parece que afronta la campaña de su consagración definitiva. 

Otro de los diestros más esperados de este 2020 que hará el paseíllo en Aranda es Pablo Aguado. Sus cuatro orejas en una misma tarde de la Feria de Abril de 2019 catapultaron al joven sevillano, que firmó otro puñado de buenas faenas. El público lo espera desde entonces. Cierra el cartel el novillero El Rafi, que llega tras indultar un novillo en el festival de La Flecha. Los animales que se lidiarán en el coso de La Ribera llevarán el hierro de García Jiménez.

Un cartel de lujo para rendir un más que merecido homenaje a  aquellos profesionales que con sus manos y su sabiduría riegan de milagros cada temporada siendo, de verdad, los Ángeles del toreo.