Revolución golosa en Belorado

J.Á.G.
-
Además de esmerarse en la producción de sus alabadas trufas de chocolate, las monjas cuidan mucho la presentación de sus productos. - Foto: Valdivielso

Las clarisas franciscanas de Nuestra Señora de la Bretonera elaboran en su obrador uno de los mejores chocolates de Europa. Las trufas, bombones y otros productos han conseguido un reconocimiento nacional e internacional por su gran calidad

Entre salmos, maitines y oficios la docena de monjas clarisas de Belorado llevan unos años revolucionando el mundo del chocolate. Elaboran con mimo y esmero trufas, bombones, rocas, palitos... y otros dulces de alta gama que incitan a la gula. Con su venta contribuyen al mantenimiento de este monasterio y ayudan a los muchos gastos del convento de la orden en Derio (Bilbao).