Todos desconfían de Wuhan

Agencias
-

Un nuevo recuento oficial eleva la cifra de fallecidos en la ciudad china un 50 por ciento y suma 1.290 muertos más, hasta los 3.869

Una ciudadana viaja ‘escoltada’ desde Wuhan tras el fin del confinamiento a principios de mes. - Foto: ROMAN PILIPEY

La ciudad de Wuhan llevaba un tiempo sin ser noticia tras la desescalada de contagios en el territorio. Sin embargo, el que fuera el principal foco de la pandemia de coronavirus que asola al mundo entero, sorprendió ayer con una revisión de las cifras de muertos y positivos registrados en la urbe, incrementando en 1.290 -más de un 50 por ciento- el número de fallecidos, pero solo en 325 el de casos contabilizados, unas cifras que hacen aumentar la especulación de las últimas semanas.
Hasta el momento, todas las víctimas mortales registradas por China engrosaban directamente el total de casos, algo que, a todas luces, no ha sucedido con esta revisión y sobre lo que las autoridades chinas no han ofrecido todavía explicación alguna.
Los casos añadidos tras la revisión deberían ser al menos iguales a las cifras de nuevos muertos, si, como hasta ahora, a quien se da por fallecido se le incluye también en el total de contagiados.
Sea como fuere, la agencia estatal Xinhua informó ayer de que el centro municipal de control y prevención de la pandemia de Wuhan añadió 1.290 víctimas mortales a las 2.579 que se habían anunciado en la ciudad hasta el momento, hasta alcanzar un total de 3.869, mientras que el total de casos en la ciudad se elevaba a 50.333, tras sumarle los 325 nuevos detectados.
La autoridad sanitaria de Wuhan precisó que este aumento se ha debido a varios factores, entre ellos el gran número de decesos fuera de los hospitales, por lo que no se ha tenido constancia oficial hasta este momento. A su vez, sostuvo que ante el inmenso número de casos, muchos de los informes que registraban los fallecimientos no eran tramitados a tiempo, lo que se suma a que numerosos centros y otras instituciones de salud no estaban vinculados a la red de información epidémica del país, por lo que no pudieron informar a tiempo.
Las informaciones y rumores sobre que el número de víctimas en China y especialmente en Wuhan y la provincia de Hubei podría ser mayor del anunciado se habían multiplicado en las últimas semanas. El presidente de EEUU, Donald Trump, se preguntó incluso el pasado miércoles si alguien se creía «realmente» las cifras de víctimas ofrecidas por el gigante asiático.
En este sentido, el portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Zhao Lijian, defendió que las autoridades han revisado el balance oficial en cuanto han podido y descartó que se estén encubriendo datos.