Nutrición, ejercicio y emociones, pilares de la calidad de vida

Javier D. Bazaga (SPC)
-

El Instituto Tomás Pascual Sanz celebra su XIII aniversario en Madrid con una jornada en la que se desgrana el 'ecosistema de los hábitos saludables' en España y pone la atención en la salud como un concepto transversal

Foto de familia de los participantes en el foro que trató sobre la necesidad de encarar la salud como un concepto multifactorial.

Ni una buena dieta es por sí sola suficiente para una salud adecuada, ni el ejercicio físico si no se tiene en cuenta la nutrición. Y ninguna de estas dos variables es suficiente para sostener unos hábitos saludables si no incorporamos una buena salud emocional.
El Instituto Tomás Pascual Sanz celebró esta semana en Madrid su XIII aniversario enmarcando la salud desde una visión holística y poliédrica de los hábitos saludables en nuestro país, con un foro de discusión en el que la salud se trató como un concepto transversal, donde la nutrición, el estado físico y el cuidado emocional se convierten en los pilares fundamentales.
Para este aniversario, el Instituto contó con el cirujano y divulgador Mario Alonso Puig, que disertó ante más de 400 personas en el Auditorio del Museo Reina Sofía de Madrid sobre el impacto de las emociones en la salud, después de reconocer que «tenemos un enorme analfabetismo emocional». Y es que tendemos a creer que cuerpo y mente van por separado pero, a su juicio, «mente y cuerpo son dos realidades que se pueden distinguir pero no separar».
El presidente del Instituto Tomás Pacual, Ricardo Martí Fluxá, cerró el acto.El presidente del Instituto Tomás Pacual, Ricardo Martí Fluxá, cerró el acto.Es por eso que estimó que «cuando una persona está constantemente teniendo pensamientos negativos, la capacidad de dañar a su cuerpo es muy grande», mientras que «el ejercicio físico tiene impactos muy positivos» también en las emociones. En este sentido, destacó los «recursos extraordinarios» que podemos llegar a tener con estos tres «superpoderes», como los denominó, si aprendemos a combinar la vitalidad del cuerpo, la mente y una dimensión espiritual «que nos conecta con los demás». 
«Nos sorprende que algo tan sencillo tenga un impacto tan grande en la salud», aseguró Alonso Puig, quien subrayó la falta de conciencia de la sociedad en el impacto de las emociones en la salud. Es por eso que el Instituto Tomás Pascual ha puesto el foco este año en explorar los hábitos saludables como un «concepto multipolar». Considerar estos de una forma «total y holística» es lo que aseguró el presidente de la institución, Ricardo Martí Fluxá, que han venido haciendo «a lo largo de los últimos años» en los que celebran la dedicación del fundador, Tomás Pascual, como precursor de «una idea de vida saludable y con calidad», expresó.
El XIII Aniversario del Instituto acogió un foro de debate con representantes de diferentes sectores de la sociedad e instituciones, que exploraron este ecosistema de los hábitos saludables en nuestro país. 
El cirujano y divulgador Mario Alonso Puig fue el ponente principal.El cirujano y divulgador Mario Alonso Puig fue el ponente principal.Entre ellos se encontraron José María Antón, viceconsejero de Humanización Sanitaria de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid; Mauricio García de Quevedo, director general de la Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas; Nancy Babio, profesora agregada y vicedecana responsable del Grado en Nutrición Humana y Dietética de la Universitat Rovira i Vigili de Cataluña; Fernando Móner, presidente de la Confederación de Consumidores y Usuarios; Miguel Ángel Velázquez, director del Centro de Investigación en Valores; y Jaime Lissavetzky, presidente de la Fundación España Activa.

Un reto multisectorial 

Cada uno desde su parcela aportó la necesidad de encarar la salud como un concepto multifactorial en el que administración pública, industria, consumidores e investigadores pueden aportar su granito de arena para favorecer los hábitos saludables entre la población, de una manera responsable, donde es importante que la ciudadanía tenga la información necesaria para poder tomar las decisiones adecuadas, como que el sedentarismo está asociado a más de 30 patologías, según recordó Lissavetzky. El viceconsejero de la Comunidad de Madrid recogió el guante y mencionó la necesidad de «ir más allá de la información y legislar», lo que justifica que esta comunidad haya promovido la «tercera hora de ejercicio» en los centros educativos.
Sonia Pascual, consejera de Calidad Pascual, subrayó que «la salud es la base del ser humano», por lo que puso en valor la generación de espacios como este foro para poder «dialogar en un ecosistema de varios frentes» y compartir las conclusiones con el resto de los sectores de la sociedad.
Por su parte, Martí Fluxá defendió en el cierre del acto la posición del Instituto como un agente de referencia en divulgación, formación y difusión científica. «No podemos concebir un reto más desafiante que promover el bienestar global de la población y hacerlo con todos los medios y desde todas las ópticas posibles», apuntó.