Aranda dará estabilidad a sus 100 indefinidos no fijos

Adrián del Campo
-

El Ayuntamiento trabaja en una reforma de la relación de puestos de trabajo que creará más de 20 plazas

Aranda dará estabilidad a sus 100 indefinidos no fijos - Foto: Juan Carlos Ontoria

Es uno de los temas que más dolores de cabeza genera en la mayoría de Ayuntamientos y el de Aranda no iba a ser menos. Hablar de la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) es hacerlo de un rompecabezas en el que intentar organizar de la mejor manera, para su mayor eficiencia, la plantilla de empleados municipales y a su vez cuadrarlo con el presupuesto local. Pues en eso lleva trabajando el Consistorio arandino «más de ocho meses», como remarca el concejal de Personal, Emilio Berzosa.

Todos los grupos políticos del Ayuntamiento de Aranda coinciden en que la actual RPT está obsoleta, data de 2012, aunque entonces no se hicieron cambios; y por eso hay consenso para llevar a cabo la reestructuración de los puestos de trabajo que se está desarrollando. La modificación más importante la vivirán los 108 trabajadores indefinidos no fijos que tiene actualmente el Consistorio (según los datos de la plantilla presupuestaria de 2018), quienes pasarán a tener una plaza fija, que luego se consolidará, en cada caso según dicte la normativa, en el puesto de trabajo concreto. Otra de las novedades de la reforma es que se prevé la creación de más de 20 nuevos puestos de trabajo, la mayoría en Policía Local y en el cuerpo de Bomberos.

Hasta el momento, la comisión de Personal ya ha aprobado el organigrama que distribuye por áreas los distintos trabajadores municipales y el manual según el cual se valorarán las peculiaridades de cada puesto (peligrosidad, nocturnidad...). Tras estos primeros pasos, la reestructuración se enviará esta misma semana, adelanta Berzosa, a los sindicatos para comenzar la negociación colectiva como en cualquier empresa.

Los grupos políticos, al completo, también coinciden en que es casi imposible finalizar la RPT en lo que queda de mandato, pero esta saldrá adelante sin problemas, o eso se desprende de sus palabras, tras las elecciones municipales. Todos los partidos con representación en Aranda afirman que «hay que dar continuidad al documento independientemente del gobierno que se forme tras los comicios». Eso sí, muchos también advierten de que lo que se recoge en el organigrama es un «ideal» y que habrá que ajustarlo a la «realidad económica». En el RAP hablan de «aplicarlo por partes» y de que «quizá en tres años se podría completar». El Consistorio destina doce millones de euros a gastos de personal y en el RAP calculan que la suma de nuevos empleados se traduciría en un millón y medio más al año. 

Según los datos de 2018, en el Ayuntamiento de Aranda hay alrededor de 320 empleados de los que 103 son funcionarios (existen 71 vacantes), 21 interinos y más de 150 laborales. Las plazas asignadas distan de esta realidad, ya que son 174 para funcionarios y solo 78 para laborales. Este desfase y otros problemas (como los 400.000 euros que gasta cada año el Ayuntamiento en horas extras, denuncia el RAP) son los que solucionará la reestructuración de la RPT.