Espinosa, con 15 casas rurales, una potencia turística

A.C.
-
Espinosa, con 15 casas rurales, una potencia turística

Una empresa abrirá la número dieciséis este verano en el valle de Lunada y elevará hasta 121 el número de plazas que se reparten entre el núcleo de Espinosa, Las Machorras y Quintana de los Prados.

El municipio de Espinosa de los Monteros se ha convertido en la potencia de turismo rural de Las Merindades con quince alojamientos, a los que este verano se sumará el dieciséis si se cumplen los planes de los promotores de una nueva casa rural proyectada en Lunada. La continua transformación de cabañas pasiegas de Las Machorras en alojamientos de turismo rural dispara la estadística de Espinosa, al ser ya diez los ubicados en estas construcciones tradicionales. Otras cuatro se encuentran en el núcleo de Espinosa y otra más en Quintana de los Prados. En total, Espinosa suma 113 plazas de turismo rural que ascenderán a 121 con las ocho de la nueva iniciativa.
Los hermanos Juan Francisco, Aitor y Lidia Sainz Maza Ortiz, propietarios de cinco de las casas de turismo rural de Las Machorras, fueron los primeros que decidieron dar uso turístico a una cabaña pasiega y no han dejado de apostar por esta línea de negocio. La primera que adquirieron la abrieron en 2003. La segunda y la tercera llegaron en 2011 y la cuarta y la quinta, en 2017. Aunque son propietarios de cabañas en La Sía, prefirieron invertir en la compra y rehabilitación integral de casas cercanas al núcleo de Las Machorras, donde regentan un bar restaurante desde 1993 y pueden ofrecer otros servicios a los clientes, además de cercanía en el trato. Después de los hermanos Ansotegui, de Villadiego, que poseen siete alojamientos de turismo rural, son los propietarios del mayor número en la provincia, aunque otros empresarios les superan en número de plazas.
En estos dieciséis años metidos de lleno en el turismo rural afirman que «cada vez hemos recibido más llamadas y notamos más interés de los turistas por venir a los valles pasiegos». Para ellos hay dos factores muy importantes. Consideran que la existencia de una importante oferta de alojamientos ha hecho que creciera la demanda y que la montaña y la naturaleza cada vez atraen a más visitantes. La red de senderos habilitada por el Ayuntamiento admiten que fue un acierto. Las elevaciones de Castro Valnera y el Pico de la Miel ya son un imán por sí mismas. «Aquí viene tanta gente porque es un lugar espectacular», dice Juanfran con orgullo. Si hay nieve, porque hay nieve, si no nieva, pero el pronóstico del tiempo es bueno, las llamadas también se multiplican. Casi todo el año tienen clientes. La semana pasada vinieron de Valencia y mañana llegan de Cataluña, aunque reconocen que el mayor número procede de Vizcaya.
Entre los negocios de turismo rural de los valles pasiegos hay total sintonía y se envían turistas si han llenado sus plazas. En el núcleo de Espinosa, los actos del Milenario de los Monteros en 2006 fueron la mecha que encendió el interés de varios emprendedores. El primero fue el empresario Julio Peña que abrió su casa en 2006. Las siguientes llegaron en 2007, 2008 y 2010. El Cajigal abrió sus puertas en Quintana de los Prados en 2001.

 

Más de ochenta...   y creciendo


En toda la comarca de Las Merindades se cuentan 81 alojamientos de turismo rural, según los datos de la Dirección General de Turismo de la Junta de Castilla y León. A ellas habría que añadir los hoteles y hostales repartidos entre Medina de Pomar, Villarcayo, Espinosa de los Monteros, Quincoces de Yuso o Mercadillo de Mena, entre otros puntos.
Las Merindades ha resultado un territorio atractivo para muchos emprendedores, aunque desde mediados de los años noventa, en que comenzaron abrir sus puertas los pioneros del turismo rural en la comarca, también ha habido cierres. Junto con Espinosa de los Monteros, el segundo municipio con mayor empuje en este sector es Villarcayo, que suma doce alojamientos de turismo rural y 125 plazas en este tipo de oferta turística, a la que hay que sumar tres hoteles y un hostal. Además, en la pedanía villarcayesa de Tubilla se encuentran las dos únicas casas de turismo rural que cuentan con cinco estrellas en toda la comarca. Son la La Antigua y Torre Ximena, con seis plazas en total. Asimismo, en Villarcayo, destaca la pedanía de Cigüenza, con tres alojamientos de 22, 10 y 4 plazas.