Las marchas del 1M piden la derogación de la reforma laboral

Agencias
-
Las marchas del 1M piden la derogación de la reforma laboral - Foto: Fernando Alvarado

Los líderes sindicales claman contra la brecha salarial y la precariedad en las condiciones de los trabajadores

Bajo el lema La lucha continúa. Más derechos, más igualdad, más cohesión. Primero las personas, CC.OO. y UGT han tomado las calles de más de 70 ciudades españolas para reivindicar que haya una unión de las izquierdas para conformar Gobierno, se recuperen los derechos de los trabajadores y se luche contra la precariedad y las desigualdades instaladas en la sociedad española en los últimos años. 

Ambas centrales sindicales han aprovechado esta movilización para pedir a las empresas que dejen de condicionar las políticas del Gobierno y exigir que el nuevo Ejecutivo ponga en marcha un programa de izquierdas que haga frente a las necesidades sociales que existen actualmente en España. 

"Las personas de nuestro país que están en el desempleo o que tienen salarios en el salario mínimo interprofesional (SMI), o por debajo, no pueden esperar más tiempo", recuerdan los sindicatos. Tanto CC.OO. como UGT creen que es el momento de que los beneficios del crecimiento económico lleguen a todas las personas y de que la desigualdad y la pobreza deje de ser un problema "real" en la sociedad española. 

Por su parte, el secretario general de CCOO, Unai Sordo, ha insistido que las prioridades del nuevo Gobierno han de ser la corrección de "las reformas laborales más agresivas de la democracia", que han generado "una caída de los salarios y una precarización del empleo", previa a la elaboración de un nuevo Estatuto de los trabajadores. También es necesario garantizar el futuro de las pensiones públicas, derogando la reforma de 2013 para no tener que alcanzar "acuerditos puntuales" para revalorizarlas año a año sino aprobando una ley, así como adoptar medidas para aumentar los ingresos de la Seguridad Social. El líder de CCOO ha pedido también la adopción de medidas fiscales en España, al tiempo que ha llamado a la CEOE a que "asuma su responsabilidad" y deje de actuar como un "lobby político".
 

La crisis de Venezuela, presente en la jornada

La manifestación central del Primero de Mayo, celebrada en Madrid, ha arrancado al filo del mediodía con referencias de los líderes sindicales a la situación de Venezuela.
En la cabecera de la reivindicación, el secretario general de UGT, Pepe Álvarez ha querido mostrar su solidaridad y apoyo a los trabajadores venezolanos y a todo el pueblo de Venezuela, "que necesita libertad" y donde "la asignatura del reparto de la riqueza es cuestión de muchas décadas atrás". "Nadie puede meter la mano ni el pie en Venezuela", ha añadido Álvarez, que ha confiado en que los venezolanos puedan decidir su futuro.

A la movilización, además de los secretarios generales de CC.OO., y UGT, han asistido el ministro Fomento en funciones, José Luis Ábalos; el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias y el de Izquierda Unida, Alberto Garzón, entre otros políticos.