Asemar se opone a las ayudas al alquiler de locales

I.M.L.
-

Considera que esta partida de 120.000 euros solo beneficia a los arrendadores y no contribuye a conservar los negocios

Asemar es la asociación que aglutina a todo el sector económico de Aranda y su comarca. - Foto: DB

Las posturas de la administración local y la patronal arandina difieren en muchos de los puntos que se están planteando para poder afrontar la crisis económica que está provocando la actual paralización de la actividad, que suma ya más de mes y medio en muchos sectores. A pesar de que la comunicación es constante, los representantes de los empresarios no comparten muchas de las medidas que el Ayuntamiento de Aranda quiere articular con fondos municipales.

Desde la Asociación de Empresarios de Aranda y la Ribera (Asemar) ponen como condición que las medidas municipales no sean incompatibles con las que han lanzado otras administraciones superiores.

Entre las que se oponen destaca la convocatoria extraordinaria de ayudas complementarias a las establecidas por el Gobierno de España para subvencionar el pago del alquiler de locales comercio y restauración, que el equipo de gobierno local plantea dotar con 120.000 euros, que serviría para el tiempo de cierre obligado por el estado de alarma. "Pedimos que no se aplique esta medida porque puede tener un resultado contrario al deseado, beneficiando solamente a los arrendadores", apunan fuentes de Asemar, que añaden que "es discriminatoria con los negocios que están pagando hipotecas o los que tienen el local en propiedad". 

Propuestas que suman. Desde la asociación empresarial sugieren que esta partida se sume, junto con otras a las que también se opone Asemar, hasta sumar 400.000 euros para poder crear unas subvenciones extraordinaria para autónomos y empresas de hasta nueve empleados con sede social en el municipio, cuando sus negocios se hayan visto afectados por el cierre tras el estado de alarma o que su facturación se haya reducido en más del 50% durante este primer trimestre, justificándolo con una declaración responsable de la empresa o autónomo.

Los responsables de Asemar tampoco consideran necesario que se realice desde el Ayuntamiento arandino una convocatoria de ayudas económicas de emergencia los trabajadores autónomos que continúen su actividad y cuya facturación, durante el periodo del estado de alarma, se haya reducido entre un 25% y un 100 %, para lo que se plantea una partida de 100.000 euros, ya que consideran que esta medida es complementaria a la establecida por la Junta de Castilla y León para aquellos autónomos que han cesado definitivamente su actividad. 

En la asociación empresarial arandina están convencidos de que "probablemente, será poco efectiva la aplicación de las formulas tradicionales" porque "no se trata de una crisis convencional con los resultados habituales de caída progresiva de la demanda y aumento del desempleo, sino que es una ‘congelación’ general", aseguran. Más allá de solo oponerse a las medidas planteadas por la Administración local, mantienen su espíritu constructivo y buscan sumar esfuerzos y realizan propuestas como la de "adoptar urgentemente medidas de aplazamiento tributario para las empresas más afectadas o cerradas, además de incentivos directos al trabajo, una vez finalizadas las limitaciones a la actividad", apuntando que hay que "ser muy prudente en adoptar ahora otras medidas. Reservemos los recursos económicos", sentencian. 

Como primera tanda de medidas de ayuda a los diferentes sectores económicos de la ciudad afectados por la crisis económica sobrevenida, Asemar insiste en que es necesario "mantener la vigencia de los contratos públicos o la suspensión de los plazos de contrato", además de "mantener las inversiones, incluso de las previstas a través de remanentes, adaptando los tiempos de ejecución a las nuevas medidas presupuestarias". Completan las propuestas de medidas urgentes propuestas con la articulación de una bonificación de "las licencias relacionadas con la mejora, ampliación o inicio de cualquier negocio".