San Pedro de Arlanza, a cubierto

I.P.
-
San Pedro de Arlanza, a cubierto

Las obras de consolidación y restauración del monasterio alcanzan el ecuador, con la mitad del presupuesto ejecutado.Se está acabando la cubierta del claustro menor, el refuerzo de muros, los tejados de la sacristía y el suelo de la iglesia

Ocho meses después de comenzar las obras de consolidación estructural, mejora de la estanqueidad y restauración  del monasterio de San Pedro de Arlanza, ya es visible desde distintos puntos el avance de las mismas; de hecho llama la atención la cubierta del claustro menor, con la estructura realizada y los obreros colocando ya las tejas, que se ve desde la carretera de Hortigüela, mientras que se trabaja en la estructura de la zona vacía existente entre el claustro menor y el mayor, en la zona antigua del cenobio.
Las obras de consolidación, que afectarán a todo el inmueble, se están desarrollando de forma paralela en las distintas estancias, a cargo de varias cuadrillas de la empresa adjudicataria, y según el proyecto elaborado por las arquitectas madrileñas María Aroca Hernández y María Arana Aroca. Ambas visitan los trabajos con regularidad y Arana afirmaba ayer que en estos momentos se ha ejecutado la mitad de la obra y en similar porcentaje el presupuesto del proyecto, que alcanza 1,9 millones de euros.
Por otra parte, la arquitecta adelanta que a partir de marzo, con la mejora de la climatología propia de primavera y el incremento de horas de luz, se espera dar un gran impulso a los trabajos, que en invierno sufren alguna ralentización porque es imposible trabajar en los morteros por las heladas, ni realizar trabajos de soldadura.
En todo caso, María Arana explica que la intervención no se centra en una única zona del monumento, sino que se simultanean los trabajos, y mientras se van limpiando, cosiendo y consolidando muros y cornisas, se trabaja en el apeo del  muro sur del claustro mayor, que estaba totalmente derruido, por lo que el nuevo apeo garantiza la seguridad de esa pared, y en el suelo de la iglesia donde también se actúa, así como en las cubiertas de la sacristía, retejándolas. «Los avances se están haciendo en distintas zonas», añade Arana, que  explica que igualmente avanzan los trabajos de carpintería, que afectan a toda la estructura de madera nueva.
Las obras de San Pedro de Arlanza están financiadas íntegramente por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, que licitó la redacción del proyecto y la adjudicación del mismo para la consolidación estructural, control del agua y restauración del conjunto histórico en su conjunto, excepto en una pequeña zona en dirección al río que es problemática. Las obras comenzaron en junio pasado y está prevista su finalización a finales de año este año.
VISITABLE AL 100%. Las obras del monasterio, ubicado en Hortigüela y uno de los hitos del nacimiento de Castilla, han sido largamente demandadas desde la zona, pero fue la Asociación para el Desarrollo de Tierra de Lara quien en los últimos años tomó el timón para impulsar el proyecto y logró el compromiso ministerial.
El proyecto de consolidación  permitirá visitar todo el conjunto histórico, algo antes imposible por su estado de deterioro. En torno al 40% de la superficie monacal no podía recorrerse, ya que se considera que el tránsito o el acceso suponía un riesgo para los visitantes, entre ellas, una de las partes del claustro mayor, que no se podía bordear.  Con las obras, la totalidad de San Pedro de Arlanza será opta para los turistas al corregir los riesgos estructurales, e, incluso, para las personas con movilidad reducida, ya que se plantea una actuación en ese sentido en la planta baja que facilitará el acceso.
La consolidación del inmueble atraerá más visitas. El verano pasado, el monasterio entró en el programa del Instituto de Patrimonio Cultural y recibió 2.650 personas entre los meses de julio y octubre.