scorecardresearch

La hostelería celebra trabajar «en condiciones dignas»

L.M.
-

La Federación Provincial espera que se resuelvan aún flecos como el uso de la mascarilla en el interior de los establecimientos o el permiso de uso de las pistas de baile para hablar de recuperación «total»

La hostelería celebra trabajar «en condiciones dignas» - Foto: Alberto Rodrigo

A la reapertura del consumo en barra, en vigor desde este pasado martes, se unirá exactamente una semana después la desaparición del aforo en el interior de los establecimientos de hostelería de toda Castilla y León.La noticia fue recibida con alivio y alegría en el seno de la Federación Provincial, cuyo presidente celebró que por fin, desde el inicio de la pandemia, puedan volver de nuevo a trabajar «en unas condiciones dignas».

Fernando de la Varga reconoció que su gremio«ya ve la luz al final del duro camino» y admitió que la decisión de la administración regional «viene a demostrar que la lucha contra la pandemia ya da sus frutos una vez que las restricciones empiezan a decaer». «Es una enorme alegría para el sector y que va a permitirnos volver a los números que tanto demandamos», indicó el presidente de los profesionales burgaleses.

Pese a la buena noticia, desde la Federación Provincial de Hostelería no se conforman y fijan el punto de mira en una serie de limitaciones que aún no dejan funcionar al sector al 100%.Se refirió Fernando de la Varga, por ejemplo, a la obligación de la mascarillas en los interiores o a la prohibición de uso de las pistas de baile dentro del ocio nocturno o discotecas. «Aún quedan flecos para que podamos hablar de una liberación total del sector, pero la caída de los aforos y de la mayoría de restricciones impuestas hasta la fecha no dejan de ser un alivio y beneficio enorme para la mayoría del gremio», apuntó.

De cara al futuro, De la Varga se mostró confiante en que la sociedad en su conjunto logre mantener las tasas de contagios para ir «siempre hacia delante y nunca hacia atrás».«Hay que ser consecuentes todas y cada una de las personas, tanto desde el punto de vista civil como desde los organismos públicos», afirmó.Sobre si la ampliación de aforos o el aval para consumir en barra llegan tarde para el sector, el presidente de la a Federación Provincial de Hostelería reconoció que han llegado«en función de cómo se ha comportado la pandemia y de la evolución de la vacunación».

Fin a un largo camino. Una de las restricciones más comunes desde el inicio de la pandemia, y que se ha mantenido en todo momento, ha sido la limitación de los aforos tanto en espacios abiertos como cerrados.Sin embargo, la buena evolución epidemiológica ha permitido que la Junta de un paso más al frente y permita a los negocios de hostelería funcionar sin límites de aforo, más allá de los legalmente permitidos.

Este sector ha sido uno de los más castigados en el último año y medio, aunque poco a poco, como explicó ayer De la Varga, va viendo la luz al final del camino.