Una romería con mucho tirón popular

M.J.F. / Briviesca
-

Miles de fieles renuevan hoy sus votos a Santa Casilda y almuerzan paella en las campas del Santuario • Por la tarde, los bares de Briviesca pondrán mesas para apostar al juego de la taba • Se espera buen tiempo

La procesión con la santa es uno de los actos más concurridos durante la rogativa. - Foto: LUIS LÓPEZ ARAICO

La comarca de la Bureba goza de una rica agenda de tradiciones y hoy martes le toca al turno a la más famosa de ellas:la Rogativa de La Tabera. La fecha no coincide con la de años anteriores ni lo hará con la del próximo año ya que  está relacionada con la celebración de la Semana Santa. La Tabera, ocupa un lugar especial en el rico calendario festivo de la provincia y no precisa promoción para conseguir que en cada edición concite a cientos y cientos de personas, incluidas un buen número de autoridades.
El genuino valor de la romería fue reconocido por la Junta de Castilla y León en el año 2000 que le otorgó el título de Fiesta de Interés Regional. A principios de siglo, la rogativa se celebraba el llamado ‘Martes de Letanías’, dos días antes de la festividad de la Ascensión cuando el clero acudía en procesión al Santuario invocando a los santos. El festejo tiene dos elementos diferenciados: el fervor por Santa Casilda, a cuyo santuario se acude en rogativa, y el Juego de la Taba. La degustación de paella es el otro gran atractivo de la fiesta. Las campas del Santuario serán de nuevo ocupadas por cientos de romeros que se reunirán para compartir una comida distendida y una jornada para recordar.   
El programa de actos diseñado para la jornada de hoy con motivo de la Rogativa de La Tabera dará comienzo a las 13 horas en el Santuario de Santa Casilda con la celebración de misa y procesión. Seguidamente, las autoridades irán tomando posiciones en torno a la mesa colocada en el exterior de la iglesia para proceder a la inauguración oficial del juego. Burebanos y visitantes arroparán los primeros lances oficiales de la taba en esta nueva edición apostando con la ilusión de comenzar con suerte la sesión de juego. A partir de las 15 horas, se dará el pistoletazo de  salida al almuerzo popular en las campas del Santuario que mantendrá a cientos romeros reunidos en torno a la mesa durante varias horas. Una vez que termine la sobremesa en este paraje, la fiesta se trasladará a Briviesca. Sus calles acogerán un trasiego de gente que acabará en alguna de las mesas instaladas en los bares donde se jugará a la taba hasta la madrugada en busca de un poco de fortuna. Habrá que esperar para ver cómo se encuentran los bolsillos y si las apuestas se van recuperando con respecto a años anteriores.
 
Enclave espiritual. El Santuario de Santa Casilda es un lugar milagroso. Miles de peregrinos lo visitan en todas las épocas del año para rezar, agradecer o pedir algo a la santa. Situado a once kilómetros de Briviesca, es el enclave espiritual por excelencia de la comarca de la Bureba. La tradición la ha achacado un don especial para la fecundidad. Se dice que quienes deseen tener un varón en el plazo de un año deben lanzar una piedra desde lo alto del Santuario al Pozo Blanco y quienes prefieran una niña deben arrojar una teja. Pero también, se afirma que intercede por los enfermos y el ritual consiste en mojar una prenda en las aguas del Pozo Negro y colocársela después al aquejado. 
Santa Casilda vivió en el siglo XI y fue una infanta mora, hija del rey toledano Al Mamún. De ella  se cuenta que no siendo curada por los médicos de su entorno, de un flujo de sangre, tuvo un extraño sueño que le sugería acudir a los lagos de San Vicente para su sanación. Casilda, siguiendo la consigna, se trasladó hasta el término de Buezo (cerca del actual Santuario) donde tras sumergirse en las aguas de sus pozos curó de su enfermedad. Tras su bautizo y conversión al cristianismo, la infanta tomó la decisión de quedarse a vivir en este paraje. Eligió una cueva para morar en absoluta soledad como lo hicieron muchos otros en la Castilla de aquella época. Después de fallecer, Casilda permaneció en el anonimato hasta bien entrado el siglo XV y según la tradición oral, el resurgimiento de la santa y la devoción que sienten los briviescanos y burebanos se explica por la cadena de milagros ocurridos tras su muerte. Algunos estaban relacionados con caídas por barrancos sin consecuencias y con curaciones de personas desahuciadas. 
Actualmente, los restos de la Santa se encuentran en la nave central de la ermita del santuario. Por otro lado, el enclave cuenta con un pequeño museo de exvotos que despierta la curiosidad de los visitantes.