Premian la buena conducta de los niños onienses con libros

S.F.L.
-

El cuerpo de bomberos voluntarios repartió de casa en casa el kit -que incluía pinturas, dulces y un diploma- a unos 40 pequeños de la villa y sus pedanías

Premian la buena conducta de los niños onienses con libros

Los niños y niñas de Oña y sus pedanías han recibido durante esta semana doble ración de buenas noticias. La primera tiene que ver con el confinamiento. Y es que a partir de hoy, los menores de 14 años pueden salir a la calle en compañía de un adulto con el que conviva durante un máximo de una hora en un horario amplio, desde las 9 a las 21 horas. Una medida que tanto a los más pequeños como a los padres, madres o tutores hace especial ilusión tras seis largas semanas de clausura.
Por otro lado, el equipo de gobierno, consciente de la gran cantidad de criaturas vecinas de la villa condal y demás entidades locales menores que están demostrando  un comportamiento ejemplar durante el confinamiento provocado por el estado de alarma, y para premiar su buena conducta al estar afrontando la situación sin perder su sonrisa, les ha premiado con regalos. Para ello, los bomberos voluntarios del municipio repartieron a domicilio a unos 40 niños un kit compuesto por un libro  para colorear, unas pinturas, un diploma de reconocimiento y una bolsa de chucherías. «Podrán adornar el cuarto para que en un futuro se acuerden de aquella vez en la que, por culpa de un virus muy malo, tuvieron que estar encerrados en casa con sus familiares muchos días», manifiestan fuentes del Ayuntamiento.
Los apagafuegos encendieron las sirenas del camión y comenzaron la entrega de regalos por las calles de la localidad. Un grupo de seis voluntarios llevaron a cabo las labores acompañados de una mascota -un bombero disfrazado- que iba llamando a los niños desde el camión y les hacía entrega del lote. Los más pequeños de la casa esperaban en ventanas y puertas ilusionados a recibir su premio y al mismo tiempo asombrados con las luces y el sonido del vehículo.
Una dulce iniciativa que surgió desde el Consistorio, al igual que otras decisiones que se están tomando con motivo de la COVID-19. Si en anteriores ocasiones la atención municipal se había basado principalmente en las personas mayores puesto que son las más necesitadas y algunas de ellas sufren la cuarentena en soledad, esta vez tocó a los peques.
Prepararon un listado de todos aquellos que se encuentran empadronados en el municipio de Oña, por un lado los niños que acuden a la guardería y por otro a los del colegio. «Nos dimos cuenta que hay alguno que aunque no resida aquí permanecen en el pueblo pasando la cuarentena así que también recibieron su premio», manifiestan.
 La corporación permanece disponible las 24 horas del día por si cualquier vecino requiriese ayuda. Estudian la posibilidad de facilitar ayudas a los comerciantes y hosteleros cuyos negocios tuvieron que bajar la verja hace 43 días.