Vuelta al trabajo para 2.600 empleados en Burgos

B.G.R.-I.E.
-

La producción en la automoción será de entre un 20 y 30% tras la incorporación hoy. CCOO dice que se han activado protocolos de seguridad y que se ha suprimido el turno de noche, mientras UGT cree las medidas de seguridad serán difíciles de cumplir

Calles completamente vacías en el polígono industrial de Villalonquéjar, donde estos últimos días solo operaban las firmas consideradas esenciales como las de agroalimentación. - Foto: Alberto Rodrigo

b.g.r.-i.e. / burgos
La vuelta hoy a la actividad en aquellos sectores considerados como no esenciales no será ni mucho menos masiva. Es el caso de la industria del metal y en concreto del sector de la automoción, que reanudará su funcionamiento pero con tan solo un 20 o 30% de la producción, según los sindicatos CCOO y UGT, que prevén que unos  2.000 trabajadores se incorporen a empresas de la capital y la provincia. A ellos, se sumarán otros 600 que lo harán en la construcción.
«Abrirán al mínimo, en torno al 20 o 30% de su capacidad y, por tanto, la mano de obra que van a necesitar es inferior», aseguró ayer Juan Ignacio Ruiz, responsable de Industria de CCOO, quien precisó, no obstante, que «la voluntad la tienen porque ahora mismo existe seguridad de que van a contar con los componentes necesarios para poder empezar a producir», aunque se da cierta incertidumbre y «todo esto puede llegar a cambiar». 
Entre las grandes compañías que retomarán su actividad se encuentran Benteler, Gonvarri o Edscha, mientras el Grupo Antolín «se están planteando hacerlo a lo largo de la semana en algunas plantas como Dapsa» y Bridgestone anunció hace una semana en un comunicado que reanudará mañana.
Desde UGT, Ramiro Marijuan, secretario general de la Federación de Industria, Construcción y Agro, precisó que hay algunas firmas que no han parado totalmente su actividades, dejando un «pequeño contingente para abastecer mercados que no estaban parados como el de China». De igual forma, considera que la reactivación de actividad no será igual en las pequeñas y medianas empresas, que dependen de la demanda de las grandes.  
En cuanto a la construcción, Marijuan prevé la incorporación de 600 trabajadores en la provincia, de los cuales 200 lo harán en la capital. «Las obras que tardaron en parar hasta que llegó el permiso retribuido se retomarán y creo volverá todo el que tenga trabajo en esta actividad», manifestó.
Grandes empresas del metal son han adoptado protocolos de seguridad para esta vuelta al trabajo. En este sentido, Ruiz explicó que en la mayoría de los casos se ha suprimido el turno de noche, mientras que hay otros que solo harán el de mañana o este y también el de tarde. Además, subrayó que entre cada final de uno e inicio de otro «se han espaciado las salidas y entradas» para que evitar que los empleados coincidan y que exista espacio suficiente en los vestuarios para separar las taquillas.
De hecho, el representante de este sindicato afirma que hay compañías en las que han recomendado a sus empleados que vayan vestidos desde casa, mientras que se mantendrá el transporte colectivo pero se «reducirá al máximo posible», aconsejándose que se acuda en vehículo propio. De igual modo, agrega, se respetará la distancia mínima de seguridad en las líneas de producción, además de mantenerse las habituales de higiene como lavarse  las manos y para las que se han distribuido geles hidroalcohólicos. Respecto al material disponible, explica que las compañías se han provisto en las últimas semanas y que, en principio, «no faltarán» mascarillas, pantallas de protección y guantes. «Por lo menos al nivel que arrancan», sostuvo. 
precipitada. UGT no es optimista en lo que a medidas y elementos de protección se refiere. «No creo que haya para todos en ningún sector, sobre todo en la pequeña y mediana empresa, y será muy difícil que lo cumplan», señaló Marijuan, en referencia al desabastecimiento del mercado, por lo que valora como «precipitada» la decisión de retomar hoy la actividad no esencial.   
 Por su parte, CCOO considera positiva la medida para que se «reactive la economía, si bien reconoció que «existe cierto miedo entre los trabajadores porque pueda representar un peligro después de haber tenido una actitud seria y coherente cumpliendo a rajatabla lo que el Gobierno nos indicaba».
La secretaria general de la FAE, Emiliana Molero, advirtió de que las empresas que vuelvan a la actividad «lo hacen porque pueden cumplir con todas las medidas de seguridad» para evitar contagios por coronavirus en sus instalaciones. En este sentido, recordó que «resulta importante retomar la producción» pero siempre «siendo compatible con cuidar la salud de los trabajadores y de sus familias». Lo normal, pronostica, es que las compañías que han de «hacer frente a pedidos internacionales» empiecen a funcionar las primeras y «a un buen ritmo relativo» y el resto se unirá de «forma gradual». Asimismo, destacó que «dependerá mucho también de si las empresas cuentan o no con suministros para empezar a producir».
Por su parte, el presidente de la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Burgos, Gonzalo López Recio, aseguró que hoy «empezará la actividad en las grandes obras», si bien admite que las empresas están «en precario» en cuanto a los equipos de protección. «Las mascarillas son escasas -aunque el problema puede paliarse con las que están llegando de Madrid- y en respecto a los guantes, nuestros empleados siempre trabajan con ellos», afirmó. En cuanto a medidas de seguridad especiales, «en los vestuarios solo se podrá entrar de uno en uno y algunos vendrán ya cambiados de casa».