¡Tod@s a la mesa!

I.L.H. / Burgos
-

Las evocaciones culinarias, al amparo de la Capital Gastronómica, abren el menú de unas fiestas en las que las reinas y el pregonero hacen suyo el eslogan de la sonrisa

El alcalde, Javier Lacalle, ya controla lo de lanzar el chupinazo sin prender ninguna bandera (aunque la reina parecía no fiarse). - Foto: Ángel Ayala

Hambre de fiesta? Probablemente. El hecho de estar tan lejanas en el calendario -es la combinación de inicio más tardía- ha podido abrir el apetito para querer probar las tapas, salir de concierto o cantar el himno tras la proclamación de las reinas. Es como si tuviéramos la mesa preparada desde hace días, pero nos faltaba aún que llegaran los comensales. Así que ayer, en la Plaza Mayor, el ambiente era el de llegar al convite a mesa puesta: con el babero colocado, los cubiertos en la mano y la boca salivando.
Que conste que no son frases hechas al abrigo de la Capitalidad Gastronómica. Por supuesto ayuda a contextualizar el chupinazo de 2013, pero además de calcular  -entre el fotógrafo y yo- que había más gente que en otras ocasiones, el respetable estaba animado para, por ejemplo, corear cada vianda que nombraba el pregonero, cantar el ‘cumpleaños feliz’ a la reina de las fiestas o sonreír para salir en la foto -que les juro no ocurre siempre-.
Por lo demás el menú era el habitual, aunque aderezado por el entusiasmo de sentirse protagonistas. De ahí que tanto Luis Carcedo en su alegato de bienvenida a las fiestas como Beatriz de la Fuente al colocarse la banda de reina hicieran mención al título de Capitalidad Gastronómica o a las apariciones de Burgos en revistas nacionales e internacionales.

Beatriz de la Fuente y Carla Valverde lucieron los trajes de amas de cría.
Beatriz de la Fuente y Carla Valverde lucieron los trajes de amas de cría. - Foto: Ángel Ayala
El responsable del restaurante Ojeda, que se «comió» parte del pregón para hacerlo más ameno, habló en nombre de todos los restauradores, cantineros, dueños de hostales y fondas, mesoneros y cocineros para salpimentar un pregón culinario. Habló de lo que da de sí una sobremesa, de lo que se celebra alrededor de un mantel, de compartir fogones y de manjares. Y ahí es donde, al mencionar las alubias, los titos -añado de cosecha propia que los mejores son los de Villasidro- la morcilla, el lechazo o los vinos de la Ribera el público fue ovacionándolos uno a uno.
Para concluir, Carcedo Ojeda recordó también que en fiestas no sientan bien al estómago lo de los gestos graves y las medias sonrisas, sino que hay buscar lo que nos deje buen sabor de boca.

Cumpleaños en la Corte

La peña Los Calores, a la que pertenece Beatriz de la Fuente, puso el pastel y la guinda a la proclamación de la reina mayor. Después de que fuese proclamada el resto de la corte (María Abad, Alejandra Santamaría y, como reina infantil, Carla Valverde; Eva Casado, Vanesa Barriuso, Patricia Infante y Patricia Gorraiz), sus compañeros de pañuelo y fajín le cantaron el ‘cumpleaños feliz’ al imponerle la banda y lanzaron globos de colores cuando subió al balcón del Ayuntamiento.
Desde esa posición en la que controlaba a los comensales, Beatriz de la Fuente invitó a sacar las sonrisas de las que hace gala el eslogan de la ciudad, a pesar de que sean estos «tiempos complicados». La reina infantil, Carla Valverde, expuso también su propia receta para divertirse en la que de entre todos los ingredientes destacó la alegría y la intención de pasárselo bien.
La mesa a la que fueron convidados todos los burgaleses estuvo amenizada con el baile de los Gigantillos y Gigantones, los danzantes y la Banda Ciudad de Burgos bajo la dirección de Carlos Outón Benito.Y a las diez de la noche llegó la hora de abandonar ese mantel y buscar otros restaurantes donde saciar el hambre de fiesta.
Para hoy, sin ir más lejos, el menú es otro. Además de la ofrenda de flores, la jornada está marcada por una nueva actividad propuesta por el Ayuntamiento que consiste en bailar la Jota Burgalesa todos juntos. El llamamiento lo hace el área de Festejos, la Hermandad de Peñas y Casas Regionales y el Comité de Folclore Ciudad de Burgos para que las diferentes agrupaciones y los burgaleses en general se reúnan en la Plaza Mayor para bailarla (a las 13:45 horas).
«Este acontecimiento -señalan desde el Ayuntamiento- quiere representar otro nexo de unión de la sociedad burgalesa para que, transcurrido el debido tiempo, pueda convertirse en tradición y cita obligada en torno a las fiestas mayores.
Pues eso. Buen provecho.