El albergue debe mostrar sus inversiones para seguir 2 años

J.M.
-

Juventud le ha requerido ya en tres ocasiones que presente las facturas. El contrato le obliga a destinar 64.000 euros a mejoras desde 2015

El albergue debe justificar sus inversiones para seguir 2 años. - Foto: Luis López Araico

La continuidad en la gestión del albergue juvenil de la calle Miranda es, en este momento, una incógnita. El área de Juventud del Ayuntamiento de Burgos ha requerido a Gesturactiv, la empresa que regenta este hostel ubicado junto a la estación de autobuses, que justifique que ha cumplido con la cláusula del contrato que le obliga a realizar en los cincos primeros años de explotación del negocio inversiones por valor de 64.000 euros y destinar otros 6.000 euros cada ejercicio a labores de mantenimiento. Pese a que en el Consistorio ya han reclamado esta información sin mucho éxito hasta en tres ocasiones, los próximos días se antojan clave ya que desde la Concejalía de Juventud se quiere tener ya una respuesta. O se demuestra que han cumplido con el compromiso o se dará un plazo para que abandone la instalación.

El contrato entre las partes finalizó el pasado 10 de febrero, tras cinco años de vigencia, aunque cabe la posibilidad de prolongarlo con dos prórrogas de dos años cada una.

Hace ahora un año, en febrero de 2019, se solicitó a la empresa que acreditara que había cumplido con las inversiones comprometidas pero lo único que detalló el contratista es que había destinado algo más de 1.500 euros al mantenimiento del ascensor y diversas averías, otros 6.933 para cambio de cerraduras electrónicas de las habitaciones, 2.500 en la colocación de pasamanos en las dos escaleras y otros 750 euros en otros trabajos de menor índole.

Se reclamaron entonces facturas de las inversiones realizadas y certificados de la Seguridad Social para justificar la contratación de personal pero, según la resolución firmada por el concejal de Juventud, Josué Temiño, no se recibió contestación. Todo ello, llevó a concluir que "a todas luces se pone de manifiesto" que la documentación que presentó el contratista el 1 de abril "es un escrito de parte carente de justificación" ya que "no aporta facturas".

En la resolución se hace saber a la empresa que de la ejecución de las inversiones previstas "depende" la prórroga del contrato. En los próximos días se sabrá cuál es el futuro del albergue.