El Seprona interviene dos animales naturalizados y siete pieles curtidas en un garaje de La Ribera

ICAL
-

Se han formulado varias denuncias por furtivismo y naturalización de especies silvestres a un varón de 68 años

En la inspección interior del garaje se encontraron varias pieles en proceso de tratamiento dispuestas sobre somieres y uno de los ejemplares de ave rapaz naturalizado por taxidermia. - Foto: OPC

El Seprona de la Guardia Civil ha formulado varias denuncias a la Ley del Patrimonio Natural y Biodiversidad y a la Ley de Caza de Castilla y León a un varón, de 68 años de edad, que presuntamente se dedicaba a la caza furtiva y a la naturalización de especies silvestres, careciendo de las debidas autorizaciones. 

Los hechos ocurrieron en el transcurso del servicio, cuando una Patrulla del Seprona de Huerta del Rey tuvo conocimiento de posibles prácticas de taxidermia ilegal llevadas a cabo en un garaje de una localidad de La Ribera.

Las pesquisas practicadas para determinar el local dieron resultado positivo, realizando una inspección en su interior, en presencia de su titular, que permitieron hallar varias pieles en proceso de tratamiento. Las mismas estaban dispuestas sobre somieres, que hacían las veces de perchas, sobre los que estas se mantenían estiradas y secándose.

En la misma estancia se encontró dos ejemplares de ave rapaz, que habían sido naturalizados por taxidermia de cuerpo entero. Junto a las pieles, se halló un perchero fabricado con la piel y las patas de un jabalí, que pudiera haber sido abatido en periodo de veda y con munición no autorizada. 

Al solicitarle al hombre la documentación o precintos que amparasen la lícita captura, transporte y tenencia de los animales, no pudo mostrarlos por no poseerlos y fue denunciado.