Sube por segundo año la criminalidad en la provincia

P.C.P
-
Sube por segundo año la criminalidad en la provincia - Foto: Miguel Á?ngel Valdivielso

Los delitos se incrementan un 4,5% en la provincia, un 1,7% en la capital y un 23% en Aranda de Duero

La criminalidad ha subido casi un 6% en los dos últimos ejercicios, después de un lustro de sucesivas caídas y tras haberse despenalizado algunos de los asuntos menos graves, antes conocidos como faltas (unas desaparecieron del Código Penal y otras se transformaron en delitos leves con la reforma de 2015). El año pasado, las fuerzas de seguridad contabilizaron casi 500 infracciones más que en 2017 en toda la provincia, si bien la mitad de ese aumento se concentra en el término municipal de Aranda de Duero, donde la delincuencia se ha disparado un 23%. Por contra, en Miranda de Ebro prácticamente se estabiliza, con tan solo 5 ilícitos más, y en Burgos ciudad crece un 1,7% frente al descenso de casi el 3% que había experimentado 12 meses antes.
Según la estadística del Ministerio delInterior, 2018 ha sido un año  con consecuencias especialmente gravosas para las personas, que han sufrido 3 homicidios dolosos y asesinatos y otros tantos sin consumar. En Burgos capital se cerró el ejercicio con una muerte violenta, la de Silvia Plaza, y otras 3 tentativas, después de un año en blanco.  EnAranda de Duero se produjo el fallecimiento de un joven de 33 años, J.R.M., como consecuencia de un navajazo en el cuello en el puente de la Constitución. La tercera sucedió en una residencia de ancianos de Rabé de las Calzadas, donde un varón de 79 años mató a su compañero de habitación, de 88, con un objeto contundente.

?EPIDEMIA EN LOS DOMICILIOS. Si hay un delito que se reparte ‘democráticamente’ es el de los robos con inmuebles, sobre todo en los domicilios, que son violentados a un ritmo cercano a los dos diarios. El incremento con respecto al año anterior ronda el 50% salvo enAranda de Duero, donde se han duplicado, al pasar de 22 a 46. También se encuentran al alza los asaltos a personas con violencia e intimidación, aunque en este caso se limitan a 148 en todo el ejercicio, frente a los 886 en domicilios, establecimientos y otras instalaciones. (Más información enedición impresa)