200 robos de obras de arte en iglesias están sin resolver

I. Elices
-

Un cáliz de Santa Gadea del Alfoz es el primer bien del que la Diócesis tiene catalogada su desaparición. Destacan la Virgen del Torreón, un incensario de la Real y Antigua o 2 columnas de Grijalba

200 robos de obras de arte en iglesias están sin resolver

Una institución milenaria como la Iglesia ha sufrido numerosos saqueos en los múltiples templos que posee en la provincia. Una de las denuncias más antiguas de sustracción que tiene documentada la Diócesis burgalesa es la de un cáliz de la parroquia de Santa Gadea del Alfoz, que desapareció en un momento entre 1936 y 1939, en plena Guerra Civil. Las últimas noticias del Arzobispado es que se halla en la Catedral de Santander, a la que se ha dirigido, «pero no se han dado por aludidos», explica el delegado diocesano de Patrimonio, Juan Álvarez Quevedo. En su despacho cuenta con un listado muy extenso de expolios que alcanza los 400, de los que se han resuelto «en torno a la mitad», calcula.
La recuperación de los sillares visigóticos de Quintanilla de las Viñas demuestra que por mucho que pase el tiempo, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado no cejan en su empeño por hallar las obras de arte robadas, aunque los delitos hayan prescrito. De ahí que Álvarez Quevedo conserve con gran celo todos los expedientes sobre expolios iniciados por las parroquias de la provincia, con las denuncias, el listado de bienes desaparecidos, los encontrados, etc. 
Entre los bienes aún por recobrar se halla la Virgen del Torreón, talla románica de finales del siglo XII saqueada de la iglesia de Padilla de Abajo en el año 1992 durante una romería. «Una pieza realmente valiosa, y que es uno de los casos más dolorosos que tenemos», afirma el delegado de Patrimonio. Quizá sea la más preciada pero no la única. En la misma capital burgalesa, en 1998, un ladrón se coló por la ventana de la Real y Antigua de Gamonal y se llevó un incensario que todavía no ha aparecido. (Más información en edición impresa)