Las respuestas que aportan los genes

Carmen Rodríguez (EFE)
-

Una red de 900 investigadores comparte hallazgos para determinar cómo influye la genética humana en el desarrollo de la COVID-19

Las respuestas que aportan los genes

Desde el origen de la pandemia de coronavirus, los científicos han redoblado sus esfuerzos para comprender el comportamiento del virus y cómo afecta al organismo y el componente genético ha sido uno de los principales campos de estudio. Ahora, una red global de 900 investigadores comparte datos sobre esos hallazgos para intentar determinar si la genética humana tiene una influencia en el desarrollo de la COVID-19 y cómo se puede usar este conocimiento para, entre otros aspectos, el desarrollo de tratamientos contra la pandemia.
La plataforma internacional COVID-19 Host Genetics Initiative incluye ocho investigaciones españolas dedicadas a temas como los genes de inmunidad innata, la predisposición a desarrollar inflamación severa, susceptibilidad a la enfermedad o biomarcadores de pronóstico.
Aunque la enfermedad suele ser más grave en ancianos, sobre todo con patologías previas, también puede ser un serio desafío para algunos jóvenes con buena salud, mientras otras personas la pasan sin darse cuenta. Algunas de las respuestas a esta variabilidad pueden encontrarse en los genes.
El genetista Andrea Ganna de la Universidad de Helsinki, uno de los promotores de esta plataforma en la que se comparten datos y experiencias, asevera que surgió con la idea de «crear algo que realmente tuviera un impacto».
La investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Anna Planas, coordinadora del proyecto Imnugen, señala que la plataforma sirve «para ir más deprisa. Los resultados de los estudios genéticos son más fiables cuanto mayor es el número de personas estudiadas». Se están haciendo estudios de este tipo de forma simultánea en todo el mundo que, «sumados, permitirán avanzar más rápido. Estamos en tiempos en los que sumar esfuerzos cuenta», agrega Planas, del Instituto de Investigaciones Biomédicas de Barcelona.
La iniciativa engloba más de 170 ensayos, unos 900 investigadores y ya se han hecho estudios genéticos a 1.500 pacientes, a los que se unen datos de ADN de unos cientos de miles de no enfermos, en parte procedentes en biobancos.
COVID-19 Host Genetics Initiative comparte y analiza datos que podrían ayudar a generar hipótesis para la readaptación de fármacos, identificar individuos con un riesgo inusualmente alto o bajo de contraer la enfermedad y contribuir al conocimiento mundial de la biología de la infección. Para Ganna, el aspecto «más prometedor» es comprender qué genes están implicados, por ejemplo, en la gravedad, porque luego se puede usar para priorizar el desarrollo de fármacos.
En los últimos años, «los medicamentos hechos con el apoyo de la genética humana suelen tener mucho más éxito en los ensayos clínicos», explica. Aunque aquí son muchas las variables que se están sometiendo a examen, como las que influyen en el receptor humano ACE2 o la variabilidad del sistema inmune. 
En España hay ocho los proyectos asociados a esta plataforma, entre ellos Inmugen, coordinado por Planas del que explica que quiere averiguar si existe una base genética que explique por qué las personas infectadas con SARS-CoV-2 responden de forma diferente. Para ello estudiarán a pacientes previamente sanos que o bien responden de forma leve o bien tienen que ingresar en UCI. «La comparativa entre estos dos grupos nos permitirá estudiar las posibles diferencias».