El cineasta Jorge Tudanca estrena su propia productora

S.F.L.
-

Su nuevo film, 'Una escalera hacia la luna', ambientado en la Primera Guerra Mundial, se rodará en Belorado, Oña y Cantabria

El cineasta Jorge Tudanca estrena su propia productora

Eleria Films será la productora encargada de los futuros proyectos profesionales del director de cine oniense Jorge Tudanca y, del productor Ramón Caramés, que ven cómo poco a poco y con mucho esfuerzo van cosechando éxitos. Pese a su juventud, ambos han conseguido cumplir uno de sus sueños gracias a la recaudación obtenida con sus trabajos precedentes. 
Tras el éxito alcanzado con su primer largometraje, Relatos de Eleria: El Viaje de Gawain, el alcalde de Belorado, Luis Jorge del Barco, les ofreció la oportunidad de rodar en la recreación de la trinchera de Verdún del municipio. «En cuanto escuchamos la oferta, nos pusimos manos a la obra escribiendo un guion ambientado en la Primera Guerra Mundial. La idea es rodar una película mucho más ambiciosa que la anterior gracias a los beneficios que hemos conseguido», declara el director oniense.
Este nuevo proyecto, que llevará por nombre Una escalera hacia la luna, contará con dos líneas principales de personajes: la de René, un francés que decide partir a Verdún para servir a su país, y la de Nick, un fotógrafo canadiense que ha sido enviado a las trincheras francesas para retratar todo lo que ocurra a través de su cámara. Se rodará en Belorado, en las montañas de Ramales de la Victoria, en bosques cercanos al salto del Nervión y en Tamayo (Oña). 
El cineasta Jorge Tudanca estrena su propia productora El cineasta Jorge Tudanca estrena su propia productora Al igual que en su primer largometraje, este se centrará más en los propios personajes que en la acción frenética de la guerra, siendo el tema principal la búsqueda que cada uno de ellos lleva a cabo en los difíciles momentos que les ha tocado vivir. «El guion del nuevo proyecto ha sido mucho más complicado de escribir que el de Eleria debido a la gran cantidad de personajes que hay (13 con suma importancia sin incluir los extras que necesitarán)», afirma Tudanca. Se financiará con las ganancias de su anterior trabajo y contarán con la ayuda del Ayuntamiento de Belorado y de la Diputación de Burgos. El presupuesto total ronda los 3.000 euros. 
Además, el equipo está formado por un nuevo miembro, Diego Prior, que tomará los mandos como director de fotografía en esta cruenta guerra, y un numeroso equipo encargado de los efectos visuales para dar mayor realismo y recrear a la perfección el aspecto de la Francia de 1916. El equipo de maquillaje también aumenta y parte del vestuario a utilizar será de época. «Juan Pedro Ramos y Natalia Solís nos echarán una mano como asesores históricos para que todo lo que ocurra en Una escalera hacia la luna sea lo más realista posible. La banda sonora seguirá en manos de Rubén Melià, que conquistó todos los oídos y corazones del público dando vida a la tierra de Eleria y a sus personajes», añade Tudanca. 
PROYECTOS FUTUROS.

Además de este film histórico, su productora se encargará de otros dos proyectos en los próximos tres años. El verano del año que viene, grabarán en bosques de Cantabria un drama fantástico ambientado en los años 70 tomando como protagonistas a un niño y a un monstruo. La idea es que recoja los temas que más conciernen a la sociedad en la actualidad. «Dejando de lado el método del crowdfunding como herramienta para conseguir financiación, Ramón y yo tenemos la ilusión de poder enviar una copia del guion y varios artes conceptuales de esta película a alguna productora para ver si nos pueden ayudar. Los dos habíamos pensado en Guillermo del Toro como una opción, sabemos que soñamos muy alto, pero el no ya lo tenemos», confirma el joven. 
Otro de los propósitos que persiguen tanto él como el productor,  es crear una película musical rodada en la capital del país, puesto que La La Land se ha convertido en una de las películas favoritas del oniense. Entre medias intentarán grabar algún cortometraje, si el tiempo lo permite, ya que ambos compañeros de trabajo y grandes amigos viajarán a Londres el próximo curso con una beca Erasmus, con la idea de estudiar y aprender del cine a través de la lengua inglesa. 
Desde que saltaron a ‘la palestra’ con Eleria han recibido ofertas laborales de empresas privadas para su publicidad, pero también de ayuntamientos, con la intención de promocionar los pueblos a través de cortometrajes. «Por el momento nos estamos centrando más en nuestras propias ideas para aprender y poder meternos adelante en este tipo de cuestiones», manifiesta el cineasta, que además, contempla la idea de formarse no solo como director, también como actor. «Me encanta dar vida a personajes que no tienen nada que ver conmigo», añade.