scorecardresearch

Histórica crecida en Frías

ICAL-DB
-

Los buzos de la Guardia Civil rescatan en lancha a 9 vecinos de 2 casas de la zona del puente romano

Histórica crecida en Frías

Efectivos del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil de Valladolid han ayudado a nueve vecinos de Frías a salir de sus casas esta tarde. Se trata de seis adultos y tres menores, que se encontraban en dos casas de la zona del Puente romano de la localidad burgalesa y que desde esta mañana no pudieron salir de sus casas por la crecida del Ebro.
 
El alcalde de Frías, Luis Arranz, confirmó a la Agencia Ical que todos los evacuados se "encuentran en perfecto estado". En estos momentos las barcas están acabando de trasladar a los nueve vecinos. Cuatro de ellos se encontraban en un chalet cercano al Puente Romano y otros cuatro en una casa situada a un kilómetro de la primera.
 
La localidad de Frías es una de las que se ha visto afectada hoy sábado por la impresionante crecida del río Ebro a su paso por el norte de la provincia. La puerta y el famoso puente romano por el que surcan las aguas del río se han desbordado anegando campos y dejando aisladas a varias viviendas.
 
El Grupo Especialista en Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil, con base en Valladolid, ha rescatado en el entorno de Frías a nueve personas, a las que el elevado nivel de agua desbordada del cauce del Ebro, les impedía salir de sus domicilios. 
 
Durante la mañana del hoy, el desbordamiento del río Ebro a su paso por el municipio de Frías, en el paraje donde se ubica el puente medieval, ha provocado que en varios puntos, varias familias se encontraran aisladas y retenidas en sus casas. Por ello, varias patrullas de Seguridad Ciudadana, Quintana Martín Galíndez y Pradoluengo, y de la USECIC, fueron comisionadas paulatinamente al lugar, al conocerse que varias familias habían quedado atrapadas. 
 
A pesar del dispositivo material y humano desplegado desde el comienzo en la zona, el fuerte temporal de lluvia y nieve unido a la progresiva crecida del caudal del río y su desbordamiento hacía imposible llegar por tierra hasta los perjudicados, a pesar del empleo de vehículos oficiales todo terreno que intentaban vadear las tierras infructuosamente. 
 
Por este motivo a las 13.30 horas fueron movilizados los especialistas, que en embarcación tipo “zodiac” han ido rescatando, no sin dificultad por el riesgo que entraña la aproximación y el momento del desalojo, a los grupos de personas sorprendidos en sus viviendas por el barro y el agua  que las inundaba. Se sabía que un matrimonio mayor había quedado recluido en su domicilio, y que uno de los mayores precisaba de asistencia respiratoria supletoria. Fueron los primeros en ser rescatados y llevados a tierra firme. 
 
Más tarde fue el turno de un padre y su hija menor de edad, a los que se les trasladó en la lancha hasta el punto donde se ubicaban los servicios de emergencia. Finalmente se llegó a un domicilio donde tres adultos y dos menores de 5 y 7 años, permanecían en las mismas circunstancias que las anteriores.
 
A pesar de estos inconvenientes, pasadas a las 20 horas, se dio por finalizado el dispositivo, tras ser rescatadas estas últimas cinco personas. Nadie precisó asistencia sanitaria. Los componentes del GEAS  destacado en el lugar permanecen de retén en la zona, en prevención de algún otro imprevisto
 
 

La crecida fue de tal magnitud que las caravanas y algunas casitas prefabricadas amanecieron esta  mañana flotando en el agua. Sin embargo, a media mañana la localidad ya dejó de estar incomunicada porque una máquina quitanieves consiguió pasar por el puerto del Portillo.

Fuentes del Bar Ortiz explicaban esta mañana que la localidad se ha volcado con las personas que ya esta madrugada tuvieron que abandonar sus casas y buscar alojamiento en las viviendas de familiares o amigos. «El agua ha subido más que en 1980, que era hasta ahora la marca más alta registrada en unos medidores que tenemos en las huertas», explicaban en el bar, añadiendo que todos los alrededores del Monasterio de Vadillo, la zona del bar El Albergue y el cruce para circular hasta Quintanaseca están inundados. De hecho, es imposible circular hacia esta localidad.

Más fotos:

El camping de Frías, totalmente anegado por el agua desbordada del Ebro.
El camping de Frías, totalmente anegado por el agua desbordada del Ebro. - Foto: Álvaro Fernández García
La zona baja de Frías, junto al camping, ofrece esta espectacular imagen.
La zona baja de Frías, junto al camping, ofrece esta espectacular imagen. - Foto: Álvaro Fernández García
Otra muestra de la zona baja de Frías, que ha tenido que ser evacuada durante la noche.
Otra muestra de la zona baja de Frías, que ha tenido que ser evacuada durante la noche. - Foto: Marco García