Una toponimia de locos

H.J. / Burgos
-

Más de 600 localidades de la provincia han tenido variaciones en su denominación o en su territorio desde mediados del siglo XIX. El último cambio fue el paso de Cabia a Cavia en 2003

Cartel a la entrada de Cavia, donde la ‘b’ y la ‘v’ todavía bailan. - Foto: Luis López Araico

Saberse de memoria el nomenclátor burgalés es una tarea ingente. La interminable relación de municipios, localidades, pedanías, barrios y caseríos daría por sí sola para una enciclopedia. Y no digamos nada si encima los pueblos y ciudades retocan constantemente su nombre, se unen, se separan o se absorben entre sí.
Desde el año 1842 más de 643 núcleos de población de la provincia de Burgos han sufrido modificaciones en su denominación o territorio, según recoge el Ministerio de Administraciones Públicas en su ‘Variaciones de los municipios de España desde 1842’ que los curiosos pueden consultar a través de su página web.
Se trata de un documento de 364 páginas repleto de nombres de pueblos y la provincia de Burgos se lleva casi un tercio del total: nada menos que 118 folios con un repaso exhaustivo a la toponimia provincial, desde su comienzo en Abajas hasta su final en Zumel. Este último, por cierto, ya extinguido por incorporación al Valle de Santibáñez en 1973.
En el listado aparece la denominación del pueblo, el fenómeno de cambio que le ha afectado en este tiempo y la fecha en la que se produjo esa modificación. Una buena parte de ellos corresponde a los censos decimonónicos, pero también los hay mucho más recientes. El último fue el que motivó en 2003 que Cabia pasara a denominarse Cavia «para adecuarse a la tradición histórica y a la raíz etimológica del nombre» tras su aprobación del Consejo de Gobierno de la Junta e informes positivos de la Diputación Provincial, la Real Academia de la Historia y la Universidad de Burgos.
Algunos de los cambios en los municipios se limitan a añadir o quitar un artículo («El», La»), a modificar su ortografía o a juntar o separar el ‘apellido’. Pero hay otros cambios más importantes cuando se trata de la integración de unos pueblos en otros o su segregación.
En un momento en el que se cuestiona la supervivencia de los pequeños municipios o su fusión, este análisis histórico demuestra que la geografía política provincial no es fija sino muy cambiante y que a lo largo de más de siglo y medio han nacido y desaparecido multitud de ayuntamientos. Otra cosa muy distinta es la discusión sobre sus competencias o rentabilidad económica, algo en el que el estudio del Ministerio de Administraciones Públicas por supuesto no entra.
El listado está repleto de curiosidades y casi cada pueblo de la provincia está reflejado. Relatar todos los fenómenos ocuparía todo este periódico. Aquí simplemente resumimos los fenómenos más llamativos.

Con h o sin h

Gumiel de Izán fue sin H hasta 1987, y la perdió definitivamente en 1999
La Horra no tenía H hasta 1997
Hacinas era sin H hasta 1897
Hontoria de la Cantera , de Valdearados y del Pinar no tenían H hasta 1897.
Hornillos del Camino adquirió su primera letra en 1877.
Peñahorada se escribía sin H hasta 1857
Urones fue sin H hasta 1997

Con b o con v

Cojovar pasó a llamarse Cojóvar y luego Cojóbar. Se extinguió como ayuntamiento en favor de Modúbar de la Emparedada en 1857. Miraveche era con B hasta 1857. Tobar era Tobar hasta 1897.

Simplificando

Alfoz de Santa Gadea se llamaba Santa Gadea Alfoz de Sargentes de la Lora hasta 1857

Juntos o separados

Laparte de Bureba pasó a llamarse La Parte de Bureba en 1857. Lasequera pasó a llamarse Sequera de Haza el mismo año. Y Lavid de Bureba se convirtió en Vid de Bureba.

Sin “seseo”

Turzo era Turso hasta 1897

Crecer para morir

Masa incorporó a lo largo de diversos censos a los territorios de Fresno de Nidáguila, Terradillos de Sedano y Nidáguila. Sin embargo, en 1976 se extinguió por fusión y se incorporó a Merindad de Río Ubierna.

Ni juntos ni separados

Olmillos de Sasamón se llamaba Olmillos Juntao a Sasamón hasta 1916. Olmos de Atapuerca era Olmos Junto a Atapuerca hasta 1857. Villabilla de Burgos fue Villalvilla junto a Burgos hasta que cambió la V por la B y modificó su apellido en 1897.

Absorción múltiple

Basconcillos del Tozo sumó 8 pueblos a su término en 1857. Villadiego incorporó hasta 15 territorios de municipios extinguidos entre 1968 y 1970. Valle de Santibáñez y Valle de Sedano se crearon por fusión de otros cuantos pueblos en 1973 y 1976 respectivamente. Merindad de Río Ubierna se creó para unir 11 localidades en 1976.

Intercambio con palencia

Palacios de Riopisuerga (antes de Río Pisuerga) incorporó parte del territorio de Lantadilla (Palencia) en 1998
San Quirce de Riopisuerga segrega parte de su territorio (Alar del Rey) para la creación de Nogales de Pisuerga (Palencia)
con j o con g

Revilla Vallejera era Revilla Vallegera hasta el año 1991

Con tilde o sin tilde

Úrbel del Castillo ganó la tilde en 1997

Doble corrección

Tobes y Raedo pasó a llamarse Tovex y Rahedo en 1877.

Cambios más recientes

Año 1998:
Aguas Cándidas cambió su capital a la población de Río Quintanilla
Las Hormazas cambia el nombre de su capital por La Parte
Año 1999:
Gumiel de Hizán pasa a denominarse Gumiel de Izán
Partido de la Sierra en Tobalina segrega parte de su territorio, que se incorpora a Oña.
Pineda-Trasmonte pierde el guión intermedio.
Pinilla-Trasmonte pierde el guión intermedio
Quintanilla-Tordueles pasa a llamarse Quintanilla del Agua y Tordueles
Valle de Manzanedo incorpora parte del territorio de Valle de Valdebezana
Año 2003:
Cabia pasa a llamarse Cavia