La lista de espera de Ginecología sube un 37%

G.G.U.
-

El servicio cerró el año con 980 mujeres pendientes de consulta, 267 más que en septiembre. Los tres hospitales de Burgos alcanzan un máximo histórico, con 34.360 personas aguardando para un primer encuentro con el médico

Dermatología, Oftalmología y Rehabilitación vuelven a ser las especialidades en las que mayor acumulación de pacientes hay, según datos oficiales. - Foto: Valdivielso

La lista de espera para una primera consulta en Ginecología y Obstetricia del HUBU se ha incrementado un 37% entre finales de septiembre y diciembre de 2019, un período en el que el servicio perdió cinco especialistas: tres se jubilaron, otro se fue de Burgos y el quinto se marchó al hospital de Aranda, por los problemas de plantilla que arrastraba la sección en el Santos Reyes. Así, a las 713 mujeres que aguardaban a comienzo del otoño para ver al ginecólogo se han añadido otras 267 a lo largo del trimestre, hasta rondar el millar de pacientes pendientes solo en el HUBU. En cuanto al resto de especialidades y hospitales, los últimos datos oficiales evidencian que la provincia ha alcanzado un máximo histórico con 34.360 personas a la espera de un primer encuentro con el facultativo correspondiente. 

Hace meses que los ginecólogos del HUBU alertaron de que la pérdida de efectivos iba a tener repercusión en las listas de espera y así lo ha corroborado la estadística: tanto en patología ginecológica como en obstétrica (todo lo relacionado con el embarazo, parto y posparto) hay un incremento continuado de personas pendientes de atención. Algo que, por otra parte, también ha sucedido en la demora quirúrgica, que también aumentó (un 61%, al pasar de 98 a 158 personas en un año).

La explicación a esta situación está en que el trabajo que hasta el pasado verano hacían 28 especialistas ahora se reparte entre 23 o, para ser exactos, entre 22, porque uno es el exgerente del complejo, Miguel Ángel Ortiz, que todavía está en fase de reciclaje. Y al mismo tiempo que la plantilla mermaba, aumentaba la carga asistencial, ya que la escasez de efectivos en Aranda obligó a derivar pruebas como la ecografía del segundo trimestre de embarazo al HUBU. Ante esta situación se ha autorizado al servicio a abrir alguna consulta por la tarde, de forma que se pueda aliviar la lista de mujeres pendientes de atención así como el tiempo medio de demora, que entre septiembre y diciembre también aumentó: 8 días (de 27 a 35).

Sin embargo, más del 73% de las pacientes que acumula Ginecología en el HUBU tienen día y hora concretas para ser atendidas por el especialista. Algo que no ocurre en las secciones de los hospitales comarcales, donde el grueso de las pacientes saben que deben ser revisadas, pero ignoran la fecha.

En el caso de Aranda, el 92% de las 579 mujeres que esperaban a finales de diciembre por una primera consulta en el Santos Reyes están en este ‘limbo’ asistencial y otro tanto sucedía con el 58% de las 267 pacientes  de Miranda, que aún están pendientes de ser citadas. Y en Obstetricia la situación es bastante semejante, al menos según los datos oficiales hechos públicos por la Consejería de Sanidad.

Las más atascadas. Como es habitual, las especialidades más atascadas en toda la provincia son Oftalmología (con 6.392, en gran medida debido al envejecimiento de la población), Dermatología (5.855 entre Aranda y Burgos, en Miranda está externalizado) y Rehabilitación (con 3.240) y Anestesia y Reanimación (con 2.925).

En el caso concreto del HUBU destacan casos como Medicina Interna, donde casi se han duplicado los pacientes a la espera en estos tres meses: de 102 a 200, siempre según datos oficiales. En Cirugía General y Digestiva también se ha producido un incremento significativo (más del 65%), al pasar de los 128 acumulados a finales de septiembre a los 212 del pasado diciembre.

Oncología Médica, en cambio, volvió a cerrar con cero demoras.