Retiran basura en casa de una mujer con síndrome de Diógenes

C.M.
-

La comunidad de vecinos del bloque de la calle Santa Cruz reclamó la intervención y operarios de Semat procedieron a la retirada. Los Bomberos hicieron la desinfección

Momento en el que se procede a la retirada de los enseres acumulados. - Foto: Patricia González

Los escasos viandantes que estos días pasan por la calle Santa Cruz no salían de su asombro al ver el enorme despliegue de operarios de Semat, Bomberos y Policía Local que salían de uno de los portales. 
No se trataba de una actuación ante un caso de coronavirus como pudiera parecer por los monos blancos que llevaba los trabajadores de la empresa de limpieza sino de una intervención para garantizar la salubridad del bloque. Una vecina del mismo llevaba tiempo acumulando bolsas de basura en el descansillo de su vivienda (además de en su casa) y la comunidad decidió poner el hecho en conocimiento del Ayuntamiento, que ayer intervino.
Al parecer se trata de una mujer de avanzada edad que padece el síndrome de Diógenes, que es un trastorno del comportamiento que se caracteriza por el total abandono personal y social, así como por el aislamiento voluntario en el propio hogar y la acumulación en él de grandes cantidades de basura y desperdicios domésticos.
Desde la Gerencia de Servicios Sociales se puso en marcha todo el operativo en colaboración con la Policía Local, el Servicio de  Bomberos y la empresa Semat, que aportó los operarios para retirar las numerosas bolsas de basura y el camión para su traslado. 
Agentes de bomberos accedieron primero hasta la zona comunitaria del bloque para comprobar la acumulación de bolsas y procedieron a su retirada para posteriormente proceder a la desinfección de lugar. Posteriormente, los operarios de Semat se encargaron de cargar las bolsas y tirarlas en el camión. Para llegar a cabo el trabajo  con la mayor seguridad posible iban vestidos con monos blancos de protección y llevaban bolsas para proteger los pies. Algunos testigos presenciales aseguraron que la  zona «estaba a tope de objetos y restos de basura».
La coordinación entre todos los servicios municipales funcionó correctamente y los residentes en el bloque pueden estar un poco más tranquilos tras la limpieza, al menos de momento.
Personal de la Gerencia de Servicios Sociales del Ayuntamiento se ha puesto en contacto con esa mujer de avanzada edad para interesarse por su situación pero rechazó cualquier tipo de ayuda. En ningún momento se entró en el interior de la vivienda y la actuación de limpieza se limitó a la zona de espacios comunes.