El 80% de las obras seguía en marcha pero tendrán que parar

SPC
-

La patronal avisa de que el crecimiento "fuerte" del sector está en juego y espera que las empresas que sobrevivieron a la crisis puedan seguir

El 80% de las obras seguía en marcha pero tendrán que parar

Ocho de cada diez obras continuaron estos días en los que la pandemia del coronavirus Covid-19 mantuvo a los ciudadanos en sus casas y paralizado el país pero tendrán que detenerse también desde este lunes, tras las nuevas restricciones aprobadas por el Gobierno, que anunció ayer Pedro Sánchez.

La construcción mantuvo hasta este fin de semana prácticamente su actividad en Castilla y León, donde tan solo un 20 por ciento de los proyectos se vieron afectados, debido a que se registró algún contagio, lo que obligó a poner a la plantilla en cuarentena. 

El sector constructor, que sufrió un duro revés con en la última crisis económica, resistió desde la declaración del Estado de Alarma hace 15 días, hasta este fin de semana, y fue uno de los pocos que motores económicos que continuó arrancando cada día, hasta mañana, que deberá paralizar también su actividad para frenar el coronavirus.

Así, el “fuerte” crecimiento con el que comenzó 2020 podría estar en juego si se mantiene esta situación de parálisis durante más tiempo del previsto, según explicó a Ical el presidente Confederación Castellano-Leonesa de la Construcción (CCLC), Javier Vega, quien advirtió de que unas 150 licitaciones y adjudicaciones están paralizadas con el Real Decreto que declaró el estado de alarma en España, para luchar contra el coronavirus.

“Las licitaciones subían, la obra civil, tanto pública como privada, aumentaba y el grave problema con el que nos encontrábamos era la falta trabajadores cualificados en el sector. Pero el coronavirus lo ha trastocado todo y no sabemos todavía hasta que punto y con qué incidencia”, expresa el leonés Javier Vega, también presidente de la Cámara de Comercio e Industria de León.

Por tanto, la patronal de la construcción confía en que las empresas del ‘ladrillo’ que lograron superar la crisis de 2008, que son las que ahora tiran de la construcción, sean capaces de resistir otro “embate” de la magnitud que se espera deje el Covid-19. “Los presupuestos, previsiones y estrategias de los autónomos, empresas y administraciones se han truncado, ya no valen”, avisó.

Radiografía de la vivienda

Este nuevo traspiés se produce en un momento en que el sector de la construcción afrontaba 2020 con cierto optimismo, debido a que 2019 dejó en Castilla y León una recuperación importante de la edificación de viviendas. De hecho la cifra de visados de dirección de obra, que contabiliza el Ministerio de Transportes, crecieron casi un 28 por ciento en Castilla y León, hasta los superar los 5.000, lo que auguraba más carga de trabajo en este ejercicio.

Por provincias, solo dos presentaron una evolución negativa el pasado año. Salamanca fue la que registró el peor comportamiento, con una caída en la solicitud de estos permisos de un 10,4 por ciento, seguida de Palencia, con un retroceso del 7,6 por ciento. También mostró cierta atonía Ávila, donde no obstante crecieron un 1,8 por ciento el anterior ejercicio.

Los avances más destacados se dieron en Segovia, con un 46,1 por ciento más, seguida de Burgos y León, con una subida del 43,1 por ciento, y Zamora, con un incremento del 41,3 por ciento. También fueron importantes los aumentos en Valladolid, con un alza del 36,5 por ciento, y Soria, que anotó un avance del 23,2 por ciento.

La patronal de la construcción destacó que “poco a poco” la Comunidad camina hacia cifras “más razonables”, pero advirtió de que todavía el volumen de nuevas viviendas es muy bajo, porque representa solo un 13 por ciento de la cifra récord de 2007. Además, señaló que en territorios de interior como Castilla y León, al sector le cuesta “mucho más” coger ritmo y mantenerlo en el tiempo.

La actividad edificatoria se concentró en Valladolid y Burgos, que fueron las provincias donde se levantaron una de cada dos viviendas, con 1.535 y 1.059 visados, respectivamente. La tercera posición fue para León, con 694, y la cuarta, a cierta distancia, para Salamanca, con 420. En cifras similares se situaron Palencia (280), Soria (265), Ávila (222) y Zamora (205), que es la provincia de la Comunidad con menor ‘tajo’ en la construcción residencial.

Sin embargo, el virus vuelve a complicar el futuro del sector, al menos a corto plazo, puesto que las empresas había logrado recuperar el volumen de trabajo de 2011, cuando llegó la segunda recesión a España. De momento, no no tienen problemas de suministro, pero sufren los efectos de la limitación de la movilidad, por ejemplo, sobre las furgonetas o sobre el alojamiento en hoteles, que permanece cerrados, de trabajadores de otros territorios.



Las más vistas