TCM consolida la ruta con Portugal y amplía la de Barcelona

R.C.G.
-

La terminal logística mueve ya 18.500 toneladas mensuales y sigue negociando con empresas y puertos de la península para que Miranda sea un nudo de conexión referente en el sur de Europa

TCM consolida la ruta con Portugal y amplía la de Barcelona - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

La Terminal de Contenedores Miranda (TCM) ha supuesto un impulso para la actividad industrial de la ciudad al cumplir la vieja aspiración de contar con un centro logístico que conecta los polígonos locales con los principales puertos de la península. En poco más de un año esta infraestructura ha convertido a la localidad en un punto estratégico a la hora de conectar el norte del país con el Mediterráneo al ofrecer una vía directa de transporte con Barcelona. Ni siquiera la crisis sanitaria ha frenado el crecimiento de la intermodal ubicada en los antiguos terrenos de Rottneros, que ha sumado una frecuencia más con destino a la capital catalana. Cuatro trenes son fijos pero muchas semanas son hasta cinco, en función de la demanda, los que operan con el puerto barcelonés. Si las previsiones se mantienen, en poco tiempo se podrá decir que hay una conexión diaria permanente. La posibilidad de enviar mercancías a un puerto que abre el acceso al mercado internacional es un reclamo atractivo que ha hecho que muchas empresas se interesen por TCM, entre otras cosas porque reduce mucho los tiempos de transporte y por lo tanto abarata costes. Para algunas compañías contar con la terminal logística mirandesa ha supuesto reducir sus plazos en quince o veinte días ya que las mercancías van directas a Barcelona, puerto que tiene a su vez línea directa con casi todos los destinos mundiales, así que el denominado transit time es inferior al de otras vías de transporte. Actualmente la terminal mirandesa mueve 18.500 toneladas mensuales, pero su intención es seguir creciendo. Desde que en octubre de 2018 llegara el primer tren a sus instalaciones, dejó claro que quiere aprovechar al máximo la ubicación geográfica de la ciudad para ser un referente logísitco en el sur de Europa, por lo que a principios de año puso en marcha el tráfico de productos siderúrgicos con Portugal . La relación comercial con el país vecino se ha consolidado, con cerca de 700 toneladas al mes, por lo que ya se están negociando con más compañías lusas. No es la única gestión que se está realizando para continuar con la expansión tanto con firmas como con distintos puertos nacionales y abrir así nuevas rutas comerciales. Aunque la crisis del coronavirus podría afectar a alguna de esas negociaciones al resentirse la actividad industrial, las previsiones son optimistas respecto a poder cerrar nuevos acuerdos. En los contactos mantenidos durante los últimos meses, desde TCM se percibe una valoración positiva tanto del enclave geográfico como de la ventaja competitiva que ofrece el centro logístico mirandés por los servicios que brinda, que permiten ahorrar costes, y que adicionalmente incluyen también el almacenaje de mercancías. También se concede mucha importancia a la multimodalidad (transporte por carretera, tren y barco) y los beneficios mediomabientales. Las grandes compañías tienen entre sus desafíos la reducción de emisiones y el tren es una baza crucial para lograrlo porque además de ser rentable económicamente es eficiente y respetuoso con el entorno. La conexión diaria con Barcelona, ya asentada, es la mejor referencia para abrir nuevos horizontes comerciales con el objetivo de que la ciudad sea un verdadero nudo logístico que ofrezca conexión con los principales puertos de la península y que a medio plazo sea una plataforma que enlace con todo Europa. La iniciativa privada de JSV Logistic puso fin a una demanda histórica de Miranda ya que la administración pública llevaba años encallada en su proyecto de construir un centro logístico en Ircio. La inversión en la primera fase para ponerse en marcha rondó los cuatro millones de euros para la adquisición de los terrenos, la construcción del primer tramo de vía y el acondicionamiento del paraje. Ahora las instituciones tienen que abordar la conexión de TCM con el polígono, lo que sin duda supondría un valor añadido en la captación de nuevas empresas. En este sentido el Ayuntamiento siempre ha reclamado a la Junta que el dinero que se ahorró con la intermodal, lo destine a esta finalidad. La opción preferida es el tercer carril por carretera Logroño aunque la protección con la que cuenta el yacimiento arqueológico de Arce podría complicar esta alternativa y obligar a decantarse por un vial interior