La Iglesia 'presume' de Cáritas para pedir la X a su favor en el IRPF

Angélica González / Burgos
-

Un voluntario de 24 años, Óscar Benedet, explicó ayer la labor que realiza con personas sin hogar para animar a la población a destinar parte de sus impuestos a la institución católica

Vicente Ruiz de Mencía, Vicente Rebollo, Óscar Moriana y Óscar Benedet. - Foto: Luis López Araico

La Diócesis podría haber elegido hablar de cómo necesita proteger su amplio, y muchas veces castigado, patrimonio o del consuelo espiritual que presta a tantas personas o de los magros sueldos que paga a los curas para que desarrollen la labor que les es propia en todos los puntos de la provincia por pequeños que sean. Pero de entre todos los trabajos que realiza, ayer  escogió ‘presumir’ de Cáritas para animar a la población a marcar la casilla de la Iglesia Católica en la declaración del impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF). Es -la institución lo sabe- la mejor cara de todas las que puede presentar porque recibe un apoyo social incondicional por parte de creyentes y no creyentes. Así que utilizó todo ese capital aunque partiendo de la humildad y la solidaridad con el resto de las causas que se pueden beneficiar de las cantidades de los contribuyentes.  
«La Iglesia no se arroga la ‘propiedad’ de las casillas sino que pide la colaboración de todos los declarantes para que, a través de un pequeño gesto, la ayuda pueda multiplicarse tanto dentro como fuera de la institución», dijo Óscar Moriana, delegado diocesano de Cáritas, quien recordó que la ONG cuenta con el apoyo de la doble x, ya que por un lado cuenta con una financiación vía IRPF de fines sociales de 257.439,61 euros (el 6,79% de su presupuesto) y por otra, recibe a través de la Conferencia Episcopal del IRPF de fines religiosos 141.005,37 euros (el 3,72%).
Moriana se refirió, además, al proyecto del centro de día Santa Luisa de Marillac, desarrollado junto a las Hijas de la Caridad, en el que ofrecen actividades a personas sin hogar. Uno de sus voluntarios es el joven Óscar Benedet, de 24 años, que acompañó a Moriana y a los responsables económicos de la Diócesis, Vicente Rebollo (ecónomo)y Vicente Ruiz de Mencía (miembro del Consejo Diocesano de Economía), en la presentación de la campaña de la x solidaria, y contó su experiencia con la gente de la calle: «Me ha ayudado a reflexionar sobre la necesidad de que tengamos una sociedad más justa, digna, solidaria e igualitaria».
En la campaña del año 2012 hubo 94.691 declaraciones en la provincia de Burgos (el 47,54% del total) que destinaron parte de sus impuestos a la Iglesia Católica, lo que supuso 2,6 millones de euros. En número de declarantes, significó 852 por encima del año anterior. Se trata de un porcentaje que se sitúa bastante por encima de la media nacional que en ese momento se colocó en el 34,87%.
Gracia a ese ejercicio la Diócesis recibió 2.667.390 euros directos de los burgaleses a los que añade los que recibe procedentes de la Conferencia Episcopal que hacen un total de 5,7 millones.