Sin miedo a mirar

I.P.
-

Óskar Díaz, artista vasco residente en Rabé de las Calzadas, inaugura el sábado en el Ayuntamiento de la localidad'Entre miradas', una exposición de pintura, dibujos y esculturas

Sin miedo a mirar

E l Ayuntamiento de Rabé de las Calzadas acogerá desde este sábado una exposición, conformada con una treintena de piezas, del artista Óskar Díaz (Óskardíaz). Bajo el título de Entre miradas, este vasco, ya burgalés de adopción porque lleva viviendo y trabajando desde hace 18 años en Rabé, nos acerca su obra, tanto la pictórica como el dibujo y la escultura, ésta última en la que prima el trabajo con el hierro. Son las principales disciplinas con las que trabaja, sin olvidar la poesía en la que también se desenvuelve para expresar sus sentimientos y su manera de entender la vida y la relación de las cosas y personas que le rodean.      
Hijo de pintora, y con un tío escultor que también le enseñó desde pequeño este arte, asegura que creció con el olor del aguarrás. Su madre le introdujo en la pintura, pero él afirma que parte de su formación fue pintar con el maestro Pablo Gómez; sus viajes a Italia para fotografiar y reproducir pinturas en escultura, así como años de estudio en diferentes catedrales han sido también su escuela. Después, en el estudio y con una pieza de metal o delante de un lienzo en blanco, surge una obra conceptual y figurativa, según su evolución en el tiempo.


El artista, que expone 7 obras de escultura y una veintena de pintura y dibujos, afirma que en la exposición también hace un guiño a la localidad en la que se instaló hace ya casi veinte años y a la vecina Tardajos, dos localidades vecinas y ‘hermanadas’ en esa especie de rivalidad propia de dos pueblos que están colindantes, y a las que, finalmente, les une más que les separa. Óskardíaz hace así un homenaje a las gentes de ambos pueblos con los que tienen una especial cercanía. Ese guiño se verá reflejado en alguna acuarela de paisajes de ambos pueblos en la exposición. Las pinturas que se verán en el Ayuntamiento de Rabé están realizadas en acrílico y pastel, y las escultóricas, hay una pieza en mármol, de una exposición que llevó a Alemania, y otras en hierro y madera.


Entre miradas hace mención a varias cosas: lo que queda entre la atención de unos y otros (ese espacio que se puede solidificar, como el amor, odio...), es también otra forma de decir que no tengamos miedo a mirar, aunque no entendamos algunas cosas (apostar por romper barreras y disfrutar, no buscar siempre un mensaje) y es también una visión de su tierra, de su industria y de los autores que ha conocido del arte conceptual, con más presencia en el País Vasco, mientras que en Castilla es el arte figurativo el más presencia. «Entre miradas es una comunicación entre pintura y escultura conceptual con la figuración», añade Óskardíaz.