El frustrado albergue juvenil de Bakimet entierra 53.000 euros en los trabajos previos

Á.M / Burgos
-

29.000 corresponden a los proyectos y estudios, 18.000 con la indemnización por no hacerlo y el resto en el estudio geotécnico

Imagen del solar en el que se pretendía levantar el complejo. - Foto: Luis López Araico

Para no tener ni uno, Burgos aspira a ser la ciudad con el albergue juvenil más caro de España. Primero fue la adquisición, a cambio de un suelo valorado en cuatro millones y medio de euros, del antiguo colegio mayor Peña Amaya. El edificio sigue cerrado y parece que la única alternativa posible es aceptarlo como dación en pago ya que la empresa que se lo permutó al Ayuntamiento no tiene dinero para retrotraer la operación, como la Justicia ordenó, por dos veces, que se hiciera. Y no, allí no se ubicará el albergue juvenil pretendido en 2005, que es cuando se firmó la operación urbanística proclamada ilegal con posterioridad.
Olvidada esa vía, la Concejalía de Juventud retomó la pasada legislatura la idea de dotar a la capital de una dotación de la que carece y la apuesta fue construir un albergue completamente nuevo. Se buscó y designó un solar de 6.000 metros cuadrados y titularidad municipal en el entorno de Bakimet y del campus del Hospital del Rey para erigirlo y se iniciaron los procedimientos administrativos.
Según explicó el por entonces responsable del área, Eduardo Villanueva, se trataba de construir algo más de 100 plazas en una sola planta y procurar no gastar más de 1,5 millones. Después al proyecto le salió un lago, un parque de cuerdas, párking, salas de usos múltiples y 150 camas, mientras el presupuesto trepaba por encima de los dos millones de euros. Y en estas llegó el entierro del proyecto por la imposibilidad de financiarlo. A día de hoy, la decisión es la de adaptar el hotel Conde de Miranda (estación de autobuses) para que sirva a este fin.
Pero la cuestión es que se llegó a contratar la redacción del proyecto, la ordenación de volúmenes y toda suerte de estudios previos, y eso ha tenido un coste. Según los datos aportados por la actual responsable del área, María José Abajo, el Ayuntamiento debe pagar 29.000 euros del proyecto y estudios aparejados; 18.000 de indemnización por desestimiento de ejecución y más de 6.000 del estudio geotécnico y la asistencia técnica. En total, 53.000 euros.