Aranda se queda sin línea de transporte con Madrid

Adrián del Campo
-

Es el único trayecto de autobús suspendido, el resto se mantienen respetando los servicios mínimos

Los autobuses que llegaban esta semana a la estación de Aranda apenas llevaban a dos viajeros por trayecto. - Foto: A. del Campo

Las líneas de transporte de viajeros entre Aranda y Madrid siempre han sido un tema polémico en la Ribera. Primero con la pérdida del añorado tren Directo y en los últimos tiempos por la escasez de horarios o el descontento con el servicio de autobús. Las quejas de los usuarios han sido una constante y el debate ha llegado incluso al escenario político de la ciudad. El penúltimo episodio de esta historia llega ahora con la crisis del coronavirus. La única línea de transporte público entre Aranda y Madrid ha sido suspendida a causa del virus.

La primera pista de esta pérdida del servicio la daba una usuaria que se quejaba amargamente en redes sociales. "¡Esto no puede ser! Si uno no tiene coche, no puede salir de Aranda. AISA ha suspendido todos los buces. ALSA , que sale de Burgos hasta el aeropuerto, hace parada en Aranda pero no pueden recoger viajeros, ya que la ruta no les pertenece. Entonces... ¿cómo se puede llegar a Madrid? Sé que estamos confinados, pero... ¿y los casos excepcionales? ¿Cómo es que los de Burgos pueden circular?", declaraba.

El rumor de las redes sociales lo confirma la propia empresa encargada de la línea Aranda-Madrid, AISA. Al ser preguntados por qué se ha decidido suspender totalmente el transporte y no prestar unos servicios mínimos, en la compañía se limitan a decir: "La línea Madrid - Aranda de Duero y Madrid - Burgo de Osma han sido suspendidas hasta nueva orden por la parte de la administración competente".

Más allá de la respuesta oficial de AISA, el estado de alarma dictado por el Gobierno de España garantiza unos servicios mínimos de transporte interurbano, siempre cumpliendo unas normas muy estrictas de aceptar a un porcentaje reducido del aforo del autobús o del tren en cuestión. La única compañía de todas las que operan en Aranda que no está ofreciendo ese servicio mínimo es AISA. 

Además, la suspensión adoptada por la compañía no se corresponde con el comunicado que pueden leer quienes se acerquen a la estación arandina. Allí, en una puerta automática que ha dejado de funcionar, una hoja anuncia lo siguiente: "Nuevos horarios hasta nueva orden de la administración: Madrid-Aranda del Duero. Lunes a viernes. 7.30 horas. Aranda del Duero-Madrid. Lunes a viernes. 10.45 horas". Y sí, pone Aranda del Duero y no De Duero.

Ahora, con la línea a Madrid suspendida por el estado de alarma, a los ribereños les quedan dos opciones si tienen que viajar a la capital. O coger un ALSA hasta Burgos y luego ir de Burgos a Madrid, lo que implica un coste de unos 28 euros y más de cuatro horas de viaje; o ir hasta Valladolid, con La Regional, y de allí a Madrid en otro bus, lo que significa unos 24 euros y cuatro horas de trayecto.

Como ya se ha dicho, el resto de recorridos de autobús de Aranda se conservan, aunque con frecuencias reducidas. Linecar mantiene las líneas El Olmo-Fuentenebro-Aranda y Aranda-Boceguillas-Sepúlveda. Ambas con dos viajes a la semana. La Regional continúa con trayectos diarios a Valladolid y con semanales en las líneas a Quintanmarvingo, Tórtoles, Anguix, Almazán y Burgo de Osma. Para conocer estos servicios, a los usuarios no les queda otra que llamar a las compañías o consultar sus webs, ya que el teléfono de la estación de Aranda no ofrece respuesta. La otra opción que les queda es desplazarse hasta la propia parada, aunque tendrán que servirse de carteles porque las taquillas están cerradas.