May defiende evitar una frontera dura

SPC
-

La 'premier' reconoce que el mecanismo para Irlanda que pactó con la UE es ahora «inviable» y por eso insiste en la necesidad de «cambiarlo» para conseguir aprobar un Brexit con acuerdo

May defiende evitar una frontera dura - Foto: CLODAGH KILCOYNE

 

A pesar de haberla pactado con la UE, ahora es su gran objetivo a eliminar: la salvaguarda en Irlanda se ha convertido en el principal escollo para que el Parlamento británico acepte un Brexit con acuerdo y la primera ministra, Theresa May, quiere acabar con ella. Así lo reiteró ayer en su visita a Belfast, donde mantuvo su compromiso para evitar una frontera dura en la isla verde tras el divorcio con Europa, pero añadió que no se puede aceptar la «solución propuesta» por Bruselas para asegurar que esa barrera sea invisible, es decir, el mecanismo por el cual el Ulster quedaría dentro de la unión aduanera.
A menos de dos meses para que se consume la ruptura del Reino Unido, prevista para el próximo 29 de marzo, la premier alertó de la «preocupación y ansiedad» que genera la cuestión fronteriza y, si bien reconoció que ella misma defendió la citada salvaguarda en el documento que pactó el pasado noviembre con los Veintisiete, subrayó que ahora «es inviable».
«Peleé duro para defenderlo en su forma actual. Creí que lograría el respaldo mayoritario de la Cámara de los Comunes, pero tengo que aceptar el hecho de que no es así y de que la clave está en cambiar la salvaguarda», declaró.
May hizo hincapié en la palabra «cambiar», como alternativa a la opción de eliminar totalmente del tratado el también conocido como backstop, la preferida por el sector eurófobo de su formación y el norirlandés Partido Democrático Unionista (DUP), cuyos 10 diputados en Londres le permiten gobernar en minoría.
Precisamente, la líder de esa formación, Arlene Foster, aseguró que la salvaguarda es una «solución tóxica» para los norirlandeses, y «provocará una ruptura» de todo el país «a medio y largo plazo». «Nadie quiere una barrera en la isla de Irlanda. Pero esto no puede evitarse a costa de levantar una frontera interna en el Reino Unido. Eso es inaceptable», afirmó.
Para tratar de evitar ese mecanismo, May, que todavía hoy permanecerá en Belfast para reunirse con empresarios y políticos de la isla, viajará mañana a Bruselas para entrevistarse con el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y con el de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, con los que pretende iniciar contactos para reabrir las negociaciones del acuerdo. Las autoridades comunitarias se mostraron abiertas a que la británica «venga a exponer sus ideas», pero insistieron en su negativa a modificar el texto.