«Félix supo oponerse a las leyes animalistas y cambiarlas»

S.F.L.
-

El presentador Frank Cuesta ha grabado un especial de cuatro capítulos -entre los escenarios destaca Poza de la Sal- sobre la figura del naturalista de la villa fallecido hace ya 40 años, con el fin de homenajear su labor y su legado

«Félix supo oponerse a las leyes animalistas y cambiarlas» - Foto: S.F.L.

El popular presentador Frank Cuesta  ha seguido los pasos de Félix Rodríguez de la Fuente para rodar un programa que no dejará indiferente a nadie. Se ha trasladado a diferentes puntos de la península para coger el ‘guante’ que en su momento lanzó el naturalista.
¿En qué consiste el programa que se estrenará el 8 de marzo en DMAX?
Wild Frank. El legado de Félix se trata de un programa compuesto por cuatro capítulos de 44 minutos de duración dedicados íntegramente a la figura del naturalista Félix Rodríguez de la Fuente como homenaje a la labor que realizó.
La grabación se ha llevado a cabo en rincones del panorama nacional y ha sido un viaje en el que, junto a mi equipo, he descubierto el legado que dejó. También he comprobado como están las especies animales en la actualidad con respecto a cuando rodó El hombre y la tierra.
¿Por qué eligieron llevar a cabo un proyecto enfocado a la vida y obra del naturalista?
Lo estamos ejecutado por dos razones: la primera, porque el 14 de marzo se cumplen 40 años de su fallecimiento. Queremos mostrar todo lo que hizo, el trabajo que creó y, sobre todo, enseñar al público todo lo que desempeñó por detrás de las cámaras como por ejemplo conseguir que se dejase de cazar indiscriminadamente lobos, linces y otras especies. En definitiva, que se dejase de pagar por matar animales.
Por otro lado, también buscamos  ensalzar una figura histórica en España, que tanto ayudó a abrir los ojos a los espectadores de la época.
Los capítulos se proyectarán a lo largo del mes de marzo...
Todos los años el equipo se reúne para tratar posibles temas para el programa. Por unanimidad se decidió que este era el año en el que se trataríamos el tema de Félix. Últimamente intentamos trabajar más en España. Nos hemos pasado ocho años grabando por todo el mundo y consideramos que era el momento de meternos aquí.
Félix Rodríguez nació y se crió en Poza de la Sal, ¿considerasteis la localidad como escenario indispensable de rodaje?
¡Por supuesto! Aunque hemos grabado en los lugares donde el filmó como en Peregrina o en el norte de León, el municipio donde vivió durante su infancia no podría faltar. En el programa aparecerán lobos, osos, águilas, linces, ratones, gato montes, escarabajos y demás seres vivos.
¿Cómo le ha ido la grabación, especialmente en la villa salinera?
En Poza un tanto complicada ya que por las mañanas hace sol pero por las tardes mucho frío. Se trata de un lugar tranquilo, bonito con muchas cuevas y, por lo tanto, muchos animalitos pequeños que son los que me gustan a mí. Estás en el culo del mundo pero me gustan este tipo de rincones. Es increíble que de un pueblo tan pequeño saliese un ser tan grande. La visita ha resultado interesante, sobre todo por caminar en los lugares que él lo hacía. Ha resultado muy interesante.
Para realizar el trabajo ha tenido que entrevistar a amigos del naturalista, ¿ha resultado sencillo el trato con la gente?
Ha sido muy fácil faenar aquí y nos han recibido con los brazos abiertos a todos los lugares donde hemos parado. En Poza me he topado con personas amables, cariñosas que me han ofrecido todo tipo de facilidades. Además, he conseguido conocer a Félix a través de los testimonios de quienes más le conocían.
¿Qué significa la figura de Félix para un defensor de los animales como usted?  
El principio del amor da estos seres. Hace cuarenta años veías en la televisión a Félix, y logró formar parte importante en mi vida. Nos educó -de alguna manera- a varias generaciones para amar a los animales y nos ayudó a mentalizarnos de que, por ejemplo, una jineta no era tan mala como hasta entonces se creía.
Representa a una persona que luchó en un momento en el que había una dictadura en España y se opuso a las leyes de una manera muy inteligente y consiguió cambiarlas. Ya con eso te imaginas como era, una persona con carácter, con muchas convicciones. En definitiva, un visionario.
En ocasiones se ha especulado sobre el trato que daba a los lobos y otras especies, ¿qué conclusiones sacas sobre esto en esta aventura?
Hay que trasladarse unos cincuenta años atrás en el tiempo. De este y otros temas habla gente de treinta que no había ni nacido y desconocen la realidad. Antaño, las cosas se realizaban de otra manera a las de ahora. Las leyes eran diferentes y el bienestar animal distinto. En este viaje he tenido la oportunidad de conocer a verdaderos amigos de Félix y todos ellos me han desmentido esa acusación.

 

MENSAJES DE UN EXPERTO PLASMADOS EN PAPEL.

Odile Rodríguez de la Fuente, hija del naturalista más destacado en España, recopila en una obra literaria los textos más característicos de la obra de su padre. A lo largo de las 368 páginas de Félix: Un hombre en la tierra (Editorial Planeta), los lectores tendrán la oportunidad de sumergirse dentro de las palabras, los mensajes, la voz y la persona sin intermediarios ni interpretaciones. Se busca transmitir y reivindicar la esencia del mensaje del amante de los animales de una manera íntegra.

Aprovechando que el planeta se enfrenta a la peor crisis medioambiental de la historia, la bióloga considera que impulsa «recuperar el referente y la brújula existencial que nos ha legado uno de los pensadores más queridos en España».

Las mejores reflexiones de Félix se plasman en 10 capítulos de un libro con ilustraciones de Christa Soriano y prólogos de Benigno Varillas y María Sánchez. A la venta desde el 3 de marzo por 24,90 euros.