España busca el récord de asistencia

A.I.A.
-

La selección femenina se enfrenta a Letonia, Hungría y Turquía en el Coliseum los días 1 y 2 de junio

El cuadrangular de baloncesto femenino ha sido presentado en el Ayuntamiento. - Foto: Luis López Araico

La selección española de baloncesto femenina ultimará su preparación de cara al Eurobasket en el Coliseum. Jugará frente a los equipos de Letonia, Hungría y Turquía, rivales en la cita europea. Los partidos se disputarán los días 1 y 2 de junio. La Federación Española a la par de promocionar el basket se ha marcado un importante reto: superar los 7.500 espectadores, que se registraron el 28 de noviembre de 2001 ante Israel. Busca llenar el Coliseum y para ello cuenta con el apoyo institucional del Ayuntamiento, Diputación y Junta de Castilla y León, además del logístico del propio San Pablo Burgos.
El combinado de Lucas Mondelo preparará en Burgos el Europeo con el reto de recuperar la medalla de oro que obtuvo en Praga hace dos años y así superar el bronce de Tenerife. Se enfrentará a una de las anfitrionas, Lituana, además de húngaras y turcas. Los duelos de las semifinales -previstos para el sábado 1 de junio- se realizarán por sorteo y los horarios de los encuentros se fijarán en base a las retransmisiones de televisión.
Tampoco se han fijado los precios de las entradas. Teniendo en cuenta que se busca el récord de asistencia es seguro que los precios serán asequibles, porque «lo que queremos es llenar», destaca el presidente de la Territorial, Carlos Sainz. Los socios del San Pablo tendrán una bonificación mientras que los federativos y jugadores de las competiciones federadas de Castilla y León tendrán entrada libre. Además el apoyo de las tres instituciones posibilitará la presencia de los escolares tanto de la capital como de la provincia.
homenaje. Jorge Garbajosa, presidente de la Federación Española, quiere aprovechar el cuadrangular para rendir homenaje a las jugadoras. «La selección es la punta del iceberg del trabajo de los clubes y de la cantera; además es el espejo en el que se miran los más jóvenes y su presencia en Burgos es un buen acicate en un deporte que en 2018 ha crecido con más de 2.000 licencias federativas», asegura.