El centenario de San Vitores peligra por el mal estado del convento

A. P. / Burgos
-

Los organizadores advierten de que ahora no es un lugar apto para albergar la celebración

Se necesita arreglar la cubierta de la capilla, que provoca goteras, y quitar humedades de las paredes. - Foto: Jesús J. Matías

En septiembre de 1916 los pueblos entorno al Convento de San Vitores, ubicado en Fresno de Río Tirón, se reunieron para abrir el arca que contiene las reliquias de San Vitores. Coincidiendo con el aniversario de este acto, la Asociación de Pueblos de San vitores, compuesta por más de 15 localidades, lleva un tiempo preparando una festividad para el 3 de septiembre. Quieren que se trate de un momento y símbolo de unión de los pueblos de la comarca. A medida que avanzan en la organización de los festejos, aumenta la preocupación de la asociación por el mal estado del convento, lo que hace peligrar que el acto se celebre allí.
«En las actuales condiciones, el convento no es apto para albergar la celebración del centenario de la apertura del arca. La estructura no corre grave riesgo pero hay mucha humedad y se podría producir algún desprendimiento. Igualmente, la humedad de las paredes ha borrado la pintura y hay goteras», explica Sergio María, alcalde de Fresno de Río Tirón.
La Asociación de Pueblos de San Vitores cuenta con compromisos tanto de la Junta de Castilla y León como de la Diputación para llevar a cabo actuaciones que acondicionen el convento «se trata de compromisos verbales que esperamos que se hagan efectivos, nosotros estamos trabajando e insistiendo para que cumplan con su palabra», explica Sergio María.
Lo primordial, como explica el regidor, es que la Junta comience con la obra para arreglar la cubierta de la capilla del monasterio, actuación que la Junta se comprometió a realizar. «Se trata de una obra menor pero si no está arreglado el techo no se puede trabajar en el interior, no tendría sentido», explica el alcalde.
Por su parte, la Diputación se comprometió a adecentar el interior de la capilla en contraprestación por suspender una escuela-taller que se iba a realizar en el convento en el 2015 con la que se arreglaría parte del interior, según explica Sergio María.
Por otro lado, la asociación ya tiene colaboradores fijos, que les han prometido dinero o trabajos para arreglar algunas partes del convento, pero estos también esperan el arreglo de la cubierta.
Por ejemplo, para el arreglo de la espadaña ya se han recibido donaciones de las minas Santa Marta y Crimidesa, así como de la Asociación Juvenil de Fresno y la Asociación Cerasio de Cerezo. Respecto al mobiliario se cuenta con el apoyo del antiguo responsable del taller de restauración diocesano, Antonio García y con la ayuda de Agustín Lázaro para adecentar telas y lienzos.


Las más vistas